Ser minero. El contexto cultural generado por la minería industrial (ss. XIX y XX) en el sur de la Península Ibérica

Description
The cultural context generated by the mining industry works as an unifying force among mining enclaves, as well as an element of distinction in relation with the surrounding territories. The mining culture, set up as the common answer to the

Please download to get full document.

View again

of 20
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Genealogy

Publish on:

Views: 6 | Pages: 20

Extension: PDF | Download: 0

Share
Tags
Transcript
  Recibido: 2014-01-10Aceptado: 2014-03-06 Ser minero. El contexto cultural generado por la mineríaindustrial (siglos XIX-XX) en el sur de la Península Ibérica Miners. The cultural context generated by the mining industry(19 th -20 th centuries) in the southern Iberian Peninsula ABSTRACT The cultural context generated by the mining industry works as an unifying force in mining enclaves, as well as an element distinguishingthem from surrounding territories. Mining culture, formed as the common answer to the circumstances produced by the mine, is thereby a hall-mark of mining communities. Several agents participated in the formation of this identity system, such as the working conditions, the rela-tionship with death, the sense of class, progress, economic colonialism or the labour movement. This paper aims to track the role played bythese and other elements in the construction of a specific social group: the contemporary mining people in the South of the Iberian Peninsula,as the result of hybridism between globalization and endemism. In doing so, we combine archaeological and anthropological methods througha wide range of sources of information: material culture, oral memory, written/visual historical documents and tourist guides and brochures.This paper seeks to shed new light on the conceptualisation and characterisation of mining villages as a contemporary social unit in the in-dustrialised world. It studies a sample of mining enclaves in the south of the Iberian Peninsula (without neglecting the international context), in-cluding villages located in the Iberian Pyrite Belt (Huelva, Seville and southern Portugal), Sierra Morena (Seville, Cordoba, Jaen), SierraAlmagrera (Almeria) and the Cartagena-La Unión Mining District (Murcia). The study follows a clearly cultural approach, over and above suchaspects as the economy or technology, which are usual in traditional historiographies of mining. In short, it attempts a descriptive approach tothe cultural context created by industrial mining through its physical and intangible manifestations: architecture, migration, colonialism, ideo-logy, religion, tradition, gastronomy, fashion, folklore, daily life, sport and leisure. To achieve this, from the methodological point of view, the textis characterised by its transversal nature and the complementary application of typical tools of such disciplines as Industrial Archaeology, Cul-tural Anthropology and Ethnography.Through this study, it can be concluded that mining culture functions as a differentiating element, while the mine is defined as a territorialitem with powerful spatial demarcation in scenic, economic and social terms. One of the most interesting characteristics of the mine as a ha-bitat is, therefore, its ability to generate a different (and distinctive) social collective through the combination of pre-existing cultural traits. In-dustrial mining enclaves are thus a place for meeting and confrontation, where the native population lives together with immigrants, theautochthonous material culture coexists with that from outside, and local traditions alternate with foreign customs.The ultimate goal of this study is to identify mining culture as a factor (or product) of globalisation, although it does not aspire to go beyondopening a topic of discussion. Indeed, the creation of international networks by capital, the characteristic mobility of mine workers (labourers,office workers and engineers) and the transfer of technology facilitated the homogenization of economic and technical systems which was alsoreflected in the social realm: the production of a specific cultural context (without forgetting the particularities of each region) in relation withmining villages. In the southern Iberian Peninsula this has even survived the end of mining activity and can still be detected as a hallmark ofthose communities. RESUMEN El contexto cultural generado por la minería industrial aparece como un elemento aglutinante entre enclaves mineros, al tiempo que dife-renciador respecto al territorio en el que se insertan. La cultura minera, configurada como respuesta común ante las circunstancias que de-termina la mina, funciona así como seña de identidad para estas poblaciones. En la conformación de este sistema identitario participarondiversos agentes, como las condiciones de trabajo, la relación con la muerte, el sentido de clase, el progreso, el colonialismo y el movimientoobrero. El presente trabajo pretende rastrear el papel jugado por dichos elementos en la construcción de un colectivo social concreto, pro-ducto de la hibridación entre globalización y endemismo: el pueblo minero contemporáneo del sur de la Península Ibérica. Para ello, se com-binan técnicas de estudio arqueológicas y antropológicas (de campo y de escritorio), que se aplican sobre un amplio abanico de fuentes:cultura material, memoria oral, documentación histórica e informaciones turísticas. KEY WORDS: intangible heritage, mining history, economic colonialism, industrial paternalism, globalization. PALABRAS CLAVES: patrimonio inmaterial, historia de la minería, colonialismo económico, paternalismo industrial, globalización. GAKO-HITZAK: ondare ez-materiala, meatzaritzaren historia, kolonialismo ekonomikoa, paternalismo industriala, globalizazioa. (1) Grupo de Investigación Sísifo (PAIDI HUM-236), Universidad de Córdoba.Área de Arqueología. Facultad de Filosofía y Letras. Plaza del Cardenal Salazar, 3. 14003, Córdoba.laciudadcritica@gmail.com Juan Manuel CANO SANCHIZ (1) MUNIBE Antropologia-Arkeologia nº 65249-268DONOSTIA2014ISSN 1132-2217 • eISSN 2172-4555  Munibe Antropologia-Arkeologia 65, 2014 pp.249-268 S. C. Aranzadi. Z. E. Donostia/San Sebastián ISSN 1132-2217 • eISSN 2172-4555  1.- CONTEXTO FÍSICO: EL CAMPAMENTO MINERO La cultura de la mina tiene un espacio propio: elcampamento minero, indisociable de las áreas de ex-tracción. Se trata, en términos generales, de un asenta-miento tipo, que experimentó una rápida expansión yhomogeneización por todo el planeta con la industriali-zación de los países más desarrollados y la apariciónde las nuevas tecnologías y demandas característicasdel mundo contemporáneo ( vid  . CANO, 2012b). Su dis-persión, por tanto, es global, como ponen de manifiestoBasset Mines en Inglaterra (PALMER y NEAVERSON,1987), São Domingos en Portugal (ALVES, 1997), Sewellen Chile (GARCÍA, 2005), el Copper Country norteame-ricano (FOSTER, 1988), Broken Hill en Australia (KE-ARNS, 1982), Millwood en Sudáfrica (OLIVIER y OLIVIER,2005) o Hashima Island en Japón (BURKE-GAFFNEY,2002), entre tantos otros ejemplos.Tras la creación de todos estos poblados se situa-ron a menudo las mismas causas, como el aislamientodel lugar de trabajo respecto a los asentamientos pree-xistentes, la necesidad de disponer de plantilla fija, o laparticipación del grueso de sus habitantes en la activi-dad minera ( vid. ARENAS, 2007: 224). Es por ello quefrecuentemente se dotaron de la misma infraestructuray crecieron de forma parecida (aun teniendo en cuentalas particularidades aportadas por cada región), lo queterminó generando un nuevo tipo de paisaje urbano mo-delado por la confrontación entre globalización y tradi-ción local.Todo lo dicho es rastreable en el sur de la PenínsulaIbérica. Allí los campamentos mineros también se le-vantaron ex profeso  para acoger cerca de la mina a lamasa humana que había encontrado en ella su puestode trabajo, sobre todo durante el boom  minero de fina-les del siglo XIX - principios del XX, que se caracterizapor la llegada masiva de capitales extranjeros y la in-ternacionalización de la actividad minera (CHASTAG-NARET, 2000). 1.1. Vivienda En este sistema globalizado el minero se definecomo un trabajador de fuerte movilidad, lo que enbuena medida marca el tipo de vivienda propio del cam-pamento. Así, el cuartel minero o barracón, normal-mente constituido por una única nave de plantarectangular cubierta a dos aguas, fue una de las unida-des más populares. En ocasiones el interior se compar-timentó en pequeñas habitaciones o modestos hogares,según que casos, mientras que otras veces se siguió elmodelo de cuartel militar, en el que todos los mineroscompartían el mismo espacio -ejemplos en Frongoch Mine  , Gales ( vid  . WILLIES, 2009: 30)- (Fig. 1).Aun cuando existen ejemplos de gratuidad ( vid  .SIERRA, 1985: 70), lo habitual fue que los operarios tu-vieran que alquilar estas viviendas de las compañías ex-plotadoras. Así sucedía en la década de 1910 en CerroMuriano -Córdoba- (CAVANILLAS, 1915: 43; PENCO,2010), Puertollano -Ciudad Real- (FERNÁNDEZ CALVO, 250 JUAN MANUEL CANO SANCHIZ LABURPENA Meatzaritza industrialak sortutako testuinguru kulturala meatzaritzako guneen arteko elementu lotzailea da eta meatzaritza txertatzen denlurraldeei dagokienez, bereizgarriak ere badira. Meatzaritzaren kultura meatzearen ezaugarriei erantzuteko sortzen da eta toki horien norta-sun-adierazgarri gisa funtzionatzen du. Nortasun-sistema hori eratzeko, hainbat eragilek hartzen dute parte; besteak beste, hauek: lan-bal-dintzak, heriotzarekiko harremana, klasearen zentzua, aurrerabidea, kolonialismoa eta langile-mugimendua. Lan honen helburua elementuhoriek gizarte-talde jakin bat eraikitzeko zer zeregin izan duten aztertzea da, globalizazioaren eta endemismoaren arteko hibridazioarenemaitza gisa: Iberiar penintsularen hegoaldeko herri meatzari garaikidea. Horretarako, arkeologiako eta antropologiako ikerketa-teknikak (ber-tatik bertarako lana eta idazmahaikoa) uztartzen dira askotariko iturrietan aplikatuta: kultura materiala, ahozko memoria, dokumentazio histo-rikoa eta informazio turistikoak. Fig. 1. A: Cuarteles para los mineros de El Arteal, frente a las minas de He-rrerías, en la Sierra Almagrera (Almería) (GONZÁLEZ y SANCHIS, 2012:33, Fig. 31). B: Interior de una barraca de mineros en Frongoch Mine(Gales) a principios del s. XX (WILLIES, 2009: 30) / A: Barracks for the mi-ners of El Arteal, nearby the Herrerías mine, Sierra Almagrera (Almería,Spain) (GONZÁLEZ y SANCHIS, 2012: 33, Fig. 31). B: Miners’ barrack atFrongoch Mine (Wales), c. 1900 (WILLIES, 2009: 30).  1987: 198) o Villanueva del Río y Minas 1 -Sevilla- (SIE-RRA, 1987: 673), entre otros lugares. El capital, propie-tario en muchas ocasiones de la mayor parte del parqueinmobiliario, ejercía de ese modo un control más efec-tivo sobre la mano de obra, como bien ejemplifica Rio-tinto -Huelva- (AVERY, 1985: 187).Junto a los cuarteles proliferaron las chabolas, las cho-zas y las cuevas. En Villanueva del Río y Minas dependíande terceros y eran alquiladas por los temporeros; es decir,aquéllos que necesitaban cobijo para el breve periodo quetrabajaban en la mina (SIERRA, 1987: 673). Estas preca-rias construcciones respondieron a un tipo muy frecuente,caracterizado por su pequeño tamaño y por el uso de ma-teriales deleznables, como puede rastrearse en torno a lasminas de Tinoca (Portugal), Riotinto, Cerro Muriano(PENCO, 2010), Peñarroya -Córdoba- o Puertollano. Enesta última localidad, y en el contexto de la Primera Gue-rra Mundial, los recién llegados encontraban muy difícil ac-ceder a una vivienda (o a los medios para construirla), loque propició la aparición de numerosos barrios chabolis-tas, e incluso que algunos obreros recurrieran al abrigonocturno de las escombreras, ignorando sus riesgos y to-xicidad (FERNÁNDEZ CALVO, 1987: 201).En parte como consecuencia de estas circunstancias(llegada masiva de inmigrantes, crecimiento descontro-lado de los asentamientos, temporalidad, etc.), a lo largoel siglo XIX los poblados mineros suribéricos se convirtie-ron, con frecuencia, en espacios desordenados, tendentesal hacinamiento, ruidosos y taberneros. Como sucedieraen Inglaterra durante la Revolución Industrial (ENGELS,1976), proliferaron los suburbios marginales, en los que lavida íntima sólo podía desarrollarse en un ambiente depobre calidad y carente de unas mínimas condiciones dehabitabilidad, lo que generó entre los mineros cierto senti-miento de exclusión. Así ocurrió, por ejemplo, en Linares(Jaén) -donde en un cuarto mal ventilado podían dormirhasta doce hombres- (PEINADO y ANTA, 2010: 418; CO-LECTIVO PROYECTO ARRAYANES, 2007: 70; 2011: 257 y322), las minas del sureste español ( vid  . MARTÍNEZ CA-RRIÓN, 2005: 34) o el Riotinto de los primeros años de ex-plotación británica. Avanzado el siglo XX, la situaciónempezó a mostrar síntomas de mejoría. Entonces se co-menzó a prestar mayor cuidado a las condiciones higiéni-cas de los campamentos y de los lugares de trabajo, loque incidió positivamente en la salud de los mineros (MAR-TÍNEZ CARRIÓN, 2007: 254-255).En cualquier caso, la tendencia general -al menos,desde el capital- fue buscar una ordenación urbana con-trolada y racional, así como las mejores condiciones desalubridad. Lo dicho puede comprobarse en La Carolina(Jaén), planificada a finales del siglo XIX como centro neu-rálgico de las nuevas poblaciones surgidas en torno a laactividad minera en la Sierra Morena jienense. La ciudad,que acogió a otras industrias e importantes bancos, fueequipada con una completa infraestructura de servicios ycomunicación con el exterior (fundamentalmente ferrovia-ria). Todo lo cual dotó a su población de un dinamismo ca-rente en otras zonas del territorio, que le permitió alcanzaraltas cotas de desarrollo económico y socio-cultural (CO-LECTIVO PROYECTO ARRAYANES, 2007: 70). 1.2. Arquitectura y paternalismo industrial El trabajo del minero se ha asociado tradicionalmentea una serie de problemas: inseguridad, alta mortandad,insalubridad, conflictividad laboral, etc. Sin embargo, juntocon los inconvenientes derivados de su actividad, los mi-neros disfrutaron normalmente de algunas ventajas: suel-dos altos para la época (especialmente comparados conlos del campo), estabilidad económica; régimen de pen-siones, retiro, viudedad y orfandad; abastecimiento deagua y energía eléctrica (por parte de las compañías mi-neras); tiempo libre, etc. Sin olvidar el acceso a unas in-fraestructuras rara vez presentes en las poblacionesrurales de la Sierra Morena decimonónica: hospitales, es-cuelas, cantinas/economatos, casinos y otros locales deocio (CHASTAGNARET, 2000).Estos servicios e instalaciones fueron, en numerososcasos, promocionados y gestionados desde el capitalcomo medida para fomentar la creación de plantillas fijas,a las que reservaron buena parte de estos privilegios (SIE-RRA, 1990). Todo ello en un esquema internacional demarcado acento paternalista, en el que las grandes firmasbuscaron disponer de una mano de obra sana, instruida,fuerte y renovada (reproducción de los mineros), pero tam-bién controlada (TONE, 1997). Otras veces, en cambio,fueron los obreros quienes crearon sus propios sistemasde cooperación y asistencia. Es el caso de las socieda-des de socorros mutuos para auxiliar a enfermos y acci-dentados -con un interesante ejemplo en La Zarza,Huelva- o de las cooperativas de consumo (SÁNCHEZSÁNCHEZ, 2001).En ocasiones, la cantina funcionó más como un me-canismo de explotación que como un centro filantrópico.Los mineros de El Rincón  (Hornachuelos, Córdoba), comotantos otros, recibían a principios del siglo XX sus anticiposen unos vales 2 que sólo eran canjeables en la poco ade-cuada cantina de las minas, por lo que no podían gastarlibremente su dinero (ANIEVAS, 1910: 2). La otra cara dela moneda la encontramos en Villanueva del Río y Minas,donde las necesidades de alimentación y vestido eran cu-biertas por el economato (para la plantilla fija y sus fami- 251 SER MINERO. EL CONTEXTO CULTURAL GENERADO POR LA MINERÍA INDUSTRIAL(SIGLOS XIX-XX) EN EL SUR DE LA PENÍNSULA IBÉRICA. Munibe Antropologia-Arkeologia 65, 2014 pp.249-268 S. C. Aranzadi. Z. E. Donostia/San Sebastián ISSN 1132-2217 • eISSN 2172-4555  1 En las casas construidas por la compañía ferroviaria MZA en esta localidad sólo podían residir los trabajadores fijos en plantilla, que en 1910 paga-ban por ellas entre 3 y 5 ptas. mensuales (SIERRA, 1987: 673). 2 Éste fue un sistema común en todo el mundo minero, rastreable también, p. ej., en las tiendas de empresa de la minería del carbón norteame-ricana (CALVO, 2013). En España, y por orden del Gobierno español, los cupones-dinero desaparecieron a partir de 1915 y los pagos pasarona efectuarse en metálico (AVERY, 1985: 238).  dentes de trabajo de 1900 estableció que los heridos enel desarrollo de su oficio debían ser atendidos sin costealguno (SIERRA, 1987: 672), pero no obligaba a dar co-bertura a los enfermos o a sus familiares.Por otro lado, y estrechamente asociadas a los hospi-tales mineros, las estaciones de salvamento también ju-garon un papel fundamental en lucha contra la altamortandad de este colectivo 5 . Algo que puede ponerse enrelación con los esfuerzos de los ingenieros córnicos paramejorar la seguridad y condiciones de trabajo de los mi-neros ingleses (HUDSON, 1976), o con los avances enmateria de seguridad minera alcanzados en Alemania du-rante los siglos XIX y XX (SLOTTA, 2005).Un ejemplo paradigmático de la preocupación por lasalud de la plantilla lo encontramos en la Villanueva del Ríoy Minas de principios del Novecientos. Allí, la MZA cons-truyó para sus trabajadores un hospital, una farmacia y unlazareto, al tiempo que formó un equipo compuesto por unmédico, un farmacéutico, dos practicantes, dos mance-bos y dos mujeres, que hacían las veces de enfermeras ylimpiadoras. Aun cuando en un principio el mantenimientode estas instalaciones corría a cuenta de los trabajadores,desde comienzos de la citada centuria el servicio pasó aser gratuito para los mineros y sus familias, cubriendo tantolos accidentes laborales como cualquier otra enfermedadcontraída (SIERRA, 1987: 672). También merece menciónespecial el caso de Almadén (Ciudad Real), donde la asis-tencia médica (con una amplia tradición que hunde sus Munibe Antropologia-Arkeologia 65, 2014 pp.249-268 S. C. Aranzadi. Z. E. Donostia/San Sebastián ISSN 1132-2217 • eISSN 2172-4555  lias) y la fonda económica (para los temporeros solteros).En 1910 estas instalaciones incluían matadero, carniceríay panadería (Fig. 2), mientras que lo gastado se descon-taba, a precio de costo, de los jornales (SIERRA, 1987:672). Otro caso positivo es el constituido por el economatoconstruido con capital inglés en el Cerro del Hierro (SanNicolás del Puerto, Sevilla) 3 .La presencia de hospitales fue asimismo usual en unambiente de mayor preocupación por la higiene del mi-nero ( vid  . CHASTAGNARET, 2000: 852-854; MARTÍNEZCARRIÓN, 2007: 254-255), aunque no una constante. Al-gunos alcanzaron dimensiones considerables y estuvie-ron equipados con todo lo necesario, como el de Riotintoo el administrado por la Société Minière et Métallurgique de Peñarroya (SMMP) en dicha localidad ( vid  . PRADOS,2011: 624). Este último no se limitaba a atender acciden-tados, sino que contaba también con un buen programade medicina preventiva; destaca, en este sentido, el éxitode su campaña para erradicar el paludismo en la co-marca (AUTE, 2004: 286). En otros casos, como CerroMuriano, estas instalaciones fueron diseñadas para aten-der a una población más reducida, por lo que se limita-ron a una pequeña enfermería dotada de botica (CANO,2012b: 331 y 333). Normalmente era el obrero quien su-fragaba estos sanatorios -otros ejemplos en Tharsis(Alosno, Huelva) o Minas Concepción (Huelva) 4 - con unaparte porcentual de su sueldo, si bien en ciertas compa-ñías el servicio fue gratuito. En efecto, la Ley de acci- 252 JUAN MANUEL CANO SANCHIZ 3 Entrevista personal con M. Santofimia, directora del proyecto Minas de Sierra Morena. Los colores de la tierra (Eiffel Lab, 2013-2014). 4 Entrevista con M. Santofimia. 5 Un análisis acerca de la estación de salvamento de la SMMP durante el siglo XX en: COHEN et alii  , 2006. Fig. 2. Economato de la MZA en Villanueva del Río y Minas (Sevilla) (foto: autor) / MZA’s company shop in Villanueva del Río y Minas (Seville, Spain) (author).  raíces en la etapa preindustrial) constituye todo un modelode vida saludable e higiénica, también en lo moral ( vid  .MENÉNDEZ-NAVARRO, 2012). Claro que el verdadero finde todas estas iniciativas era recuperar fuerza de trabajo.Igualmente importante para el capital fue disponer deuna mano de obra instruida y capaz de asimilar los cono-cimientos técnicos necesarios para operar con las nuevastecnologías importadas en la mina. Por ello, entre otros mo-tivos, las escuelas proliferaron en las comarcas mineras,dando a sus pobladores un privilegiado acceso a la edu-cación en el entorno rural de Sierra Morena. Generalmenteseparadas por sexo, muchas de ellas (Tharsis o La Zarza,en Huelva 6 ) gozaron de buenas instalaciones y estuvieronperfectamente equipadas para ofrecer una enseñanza decalidad (CHASTAGNARET, 2000: 854-856).Así y todo, no faltaron los poblados con índices cultu-rales muy bajos, sobre todo allí donde la precaria econo-mía de los hogares proletarios obligaba a los niños ainterrumpir su instrucción para incorporarse al mundo deltrabajo, tal y como ocurriera con frecuencia en Bédar -Al-mería- (SOLER y HANSEN, 2013: 76) o Puertollano (FER-NÁNDEZ CALVO, 1987: 201) hasta principios del siglo XX.Esta circunstancia pudo fomentar el analfabetismo y ra-lentizar la difusión de las ideas políticas y sindicalistas,pero también propició la generación de un amplio númerode mineros que necesitaban supervisión constante pararealizar sus tareas. 2. EL PUEBLO MINERO, CRISOL DE CULTURAS En términos generales, la configuración inicial de la co-munidades minero-industriales estuvo marcada por el ori-gen campesino de muchos de los trabajadores y por elcarácter aislado de sus asentamientos -rasgos tambiénpresentes en el sur de la Península Ibérica ( vid  . PEINADOy ANTA, 2010)-, lo que favoreció la proliferación del obreromixto o campesino-minero (ARENAS, 2007: 122).Por otro lado, en la construcción de este colectivo re-sultó determinante la ya mencionada fuerte movilidad desus integrantes. Tanto es así que hasta aproximadamentela Primera Guerra Mundial los pueblos de las minas fueron, grosso modo  , asentamientos de inmigrantes, caracteriza-dos por la mezcolanza de sus gentes y su carácter plural,como puede apreciarse con claridad en la provincia deHuelva (AVERY, 1985: 231). Con todo, la composición deestos grupos humanos varió en función de cada caso. EnPeñarroya, por ejemplo, durante el primer tercio del sigloXX convivieron obreros de varias provincias españolas, es-pecialmente de Andalucía y Extremadura; también, de re-giones más alejadas como Asturias, Galicia o País Vasco,junto con individuos de otras zonas mineras (Murcia) y pa-íses ( vid  . FLETA et alii  , 2005).Compartir cuarto en un cuartel o habitar en unhogar de reducidas dimensiones favoreció que el mi-nero desarrollara su vida social en el escenario público.Escapaba así del hacinamiento de algunos enclaves de-cimonónicos, al tiempo que fomentaba la convivencia y elsentido de unión. Por otro lado, los espacios de sociali-zación mostraron una clara sectorización por géneros:hombres en casinos, bares y tabernas; mujeres en el mer-cado o el hogar.Como cabe suponer, no es posible definir un únicopatrón que sirva para describir al conjunto de estos hom-bres. Según la percepción del clérigo inglés en LinaresH.J. Rose, los mineros andaluces del siglo XIX eran gentetosca -pero generosa e ingeniosa-, honesta, educada, tra-bajadora, alegre, de modesta estatura, poco amiga de lapolítica y las agitaciones, y mucho de la compañía, el cantey el baile. Con una calidad de vida sensiblemente inferiora la de sus vecinos ingleses, carecían de capacidad parael ahorro, vivían al día y se regían bajo el lema “una vidacorta y feliz”  , aunque no siempre conseguían aliviar suspenas o salvar sus dificultades (COLECTIVO PROYECTOARRAYANES, 2011: 318-322) (Fig. 3).En las plantillas de las compañías mineras no resultóextraña la presencia de mujeres 7 y muchachos, ocupadosfundamentalmente en tareas de exterior a cambio de unsalario más bajo que el de los varones adultos. En otrasocasiones, la mujer reforzó la economía doméstica porcuenta propia, preparando comidas para los mineros oprestando otros servicios. Pero la mujer en la mina fue porencima de todo la esposa del minero, la administradora deuna casa modesta y la madre de una familia numerosa(CARLONI, 2006: 145). Su situación nunca fue fácil, sobretodo cuando caía sobre ella la desgracia de la viudez. Lapérdida del marido -y del principal sueldo- dejaba el hogaren una situación delicada, lo que en las clases más bajaspodía suponer traspasar el umbral de la pobreza (PEI-NADO y ANTA, 2010: 418). Algo que añade más drama, sicabe, al triste paisaje femenino de las cuencas mineras,donde las viudas jóvenes (de 30 o 40 años de edad) y suspequeños huérfanos fueron frecuentes (MARTÍNEZ CA-RRIÓN, 2005: 25).Por otro lado, y a pesar de lo estipulado por la Ley decondiciones de trabajo de mujeres y niños de 1900, el em-pleo de mano de obra infantil fue habitual hasta bien en-trado el siglo XX (INSTITUTO DE REFORMAS SOCIALES,1910: 95; HERNANDO y HERNANDO, 1999; PÉREZ DEPERCEVAL y LÓPEZ-MORELL, 2007: 30; MARTÍNEZ CA-RRIÓN, 2007: 244-249). En algunos casos, los niños 8 seincorporaban al trabajo a partir de los 9 años de edad, en-cargándose -normalmente hasta los 16- de tareas comoel transporte, el vaciado de vagonetas o la selección delmineral; o bien servían de ayudantes a los adultos (MAR- 253 SER MINERO. EL CONTEXTO CULTURAL GENERADO POR LA MINERÍA INDUSTRIAL(SIGLOS XIX-XX) EN EL SUR DE LA PENÍNSULA IBÉRICA. Munibe Antropologia-Arkeologia 65, 2014 pp.249-268 S. C. Aranzadi. Z. E. Donostia/San Sebastián ISSN 1132-2217 • eISSN 2172-4555  6 Entrevista con M. Santofimia. 7 Una visión genérica sobre el rol de la mujer en la mina puede leerse en: CARLONI, 2006; o HERNANDO y HERNANDO, 1999. A este res-pecto, las bal-maidens  córnicas constituyen un buen referente ( vid  . PALMER y NEAVERSON, 1994: 77; MAYERS, 2009). 8 Una revisión sobre el papel y la vida del niño en las minas de Cartagena - La Unión en: GONZÁLEZ VERGARA, 2013.
Related Search
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks