Santiago apóstol y el Pilar de Zaragoza. El papel de las imágenes en el debate pilarista a comienzos del siglo XVII , en Miscelánea de estudios en homenaje a Guillermo Fatás Cabeza, Zaragoza, 2014, pp. 207-213.

Description
Este trabajo da a conocer el busto relicario de Santiago apóstol, obra del platero zaragozano Claudio Genequi, y sufragado por Juan Jerónimo Funes, camarero de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza en 1620, así como la revisión del culto al apóstol

Please download to get full document.

View again

of 18
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Medicine, Science & Technology

Publish on:

Views: 35 | Pages: 18

Extension: PDF | Download: 0

Share
Tags
Transcript
  en homenaje a Guillermo Fatás Cabeza Antonio Duplá AnsuateguiMaría Victoria Escribano PañoLaura Sancho RocherMaría Angustias Villacampa Rubio ( eds. )  en homenaje a GuillermoFatás Cabeza Antonio Duplá AnsuateguiMaría Victoria Escribano PañoLaura Sancho RocherMaría Angustias Villacampa Rubio ( eds. )  Primera edición, 2014Publicación número 3338 de la Institución Fernando el Católico, organismo autónomo de la Excma. Diputación de Zaragoza, plaza de España, 2, 50071 Zaragoza (España) tels. [34] 976 288 878 /  976 288 879 fax [34] 976 288 869 ifc@dpz.es http: // ifc.dpz.esCoordinación editorial Álvaro CapalvoDiseño gráfico y arte final Víctor LahuertaImpresión Litocian, SLEncuadernación Raga, SAISBN 978-84-9911-302-9D.L. Z 1402-2014© de los textos y fotografías, sus autores, 2014 © del diseño gráfico, Víctor Lahuerta. Zaragoza, 2014 © de la presente edición, Institución Fernando el Católico. Zaragoza, 2014Impreso en España – Unión Europea Printed in Spain – European Union  207 L a tradición de la Venida de la Virgen en carne mortal a Zarago-za 1   hacia el año 40 para confortar al Apóstol Santiago en su labor evangelizadora y encomendarle la edificación de un templo en su honor está recogida en las páginas finales de un códice de los Moralia in Job   de San Gregorio Magno de finales del siglo XIII o comienzos del XIV custodiado en el Archivo Pilarista, y se erigió en uno de los principales vectores devocionales de la ciudad y el Rei-no a partir de las décadas centrales del siglo XV. En ese momento, el suceso encontró plasmación figurativa en el capillo   del busto procesional de San Braulio 2   ( 1456-1461 y después )  y, sin duda, en otras creaciones artísticas.Esta tradición no era inocua, pues encerraba dos cuestiones pro-blemáticas: la de que la colegiata de Santa María la Mayor y del Pilar era el templo mariano más antiguo de la cristiandad –por de-lante, incluso, de la basílica roma-na de Santa Maria Maggiore– y, por ende, la de su preeminencia con respecto a la catedral me-tropolitana de la Seo. Lo primero era inaceptable para la curia ro-mana y avanzado el siglo XVI se convirtió en un problema. Lo se-gundo generó un largo y encona-do conflicto por la preeminencia entre los cabildos de la Seo y el Pilar que no cesó hasta que en 1675 la Santa Sede decretó su unión y la concatedralidad de am-bos templos.Todo ello presuponía que Santiago Apóstol vino a evangelizar Hispania, que más tarde regresó a Jerusalén y que, por último, tras su martirio sus discípulos retornaron a estas tierras lejanas para sepultarlo en Compostela, dando pie así a que su catedral se erigiera en uno de los grandes centros de peregrinación de la cris-tiandad. Los detalles de la leyenda santiaguista exceden a nuestro propósito, pues lo que nos interesa es la reivindicación que des-de el propio cabildo de Santa María se hizo de la figura del Após-tol a partir de los años finales del siglo XVI al verse obligada la institución a tomar postura frente a la incertidumbre que la ha-giografía tridentina introdujo respecto a la presencia de Santia- 1  Esta investigación forma parte del Proyecto I+D HAR 2011-24354, Mujeres de finales de la Edad Media: actividades políticas, socioeconómicas y culturales (  Corona de Aragón, ss. XIV-XVI  )  . 2   A INAGA  A NDRÉS , M ª T. /   C RIADO  M AINAR , J.: «El busto relicario de San Braulio ( 1456-1461 )  y la tradición de la Venida de la Virgen del Pilar a Zaragoza», en Homena- je a la Profesora M  ª  de los Desamparados Cabanes Pecourt  , Aragón en la Edad Media, XX ( 2008 ) , pp. 65-84. Santiago Apóstol y el Pilar de Zaragoza  El papel de las imágenes en el debatepilarista a comienzos del siglo xvii Jesús Criado Mainar UNIVERSIDAD DE ZARAGOZA  208 Jesús Criado Mainar go en la península Ibérica, 3  pues ello suponía privar de credibilidad al propio relato de la Venida de la Virgen a Zaragoza. Santiago Apóstol entre la iconografía y la literatura pilarista Tampoco parece este lugar apropiado para trazar un itinerario de las representaciones de la Veni-da de la Virgen a Zaragoza, cuestión sobre la que ya se han avanzado algunos estudios. 4  Tan so-lo queremos llamar la atención sobre la relevancia que a partir de las décadas finales del siglo XVI adquiere en la iconografía pilarista la figura de Santiago, en ocasiones incluso en detrimento de sus discípulos, los controvertidos varones apostólicos  . 5  A pesar de que no sea el primer testimonio conocido, la Aparición de la Virgen del Pilar a Santiago apóstol en presencia de un donante de la Compañía de Jesús   del Museo de Bellas Artes de Valencia, una tabla de presumible srcen zara-gozano firmada por Paulo Scheppers ( doc. 1565-1576, †1577 )  y fechada en 1575, 6  ilustra bien es-ta situación.En esta pintura, la desaparición de los discípulos subraya el protagonismo del Apóstol y el del anó-nimo donante, al igual que sucede en un tríptico de colección privada firmado por Silvestre Estan-molín –que era cuñado de Scheppers– y fechado en 1579, asimismo de procedencia zaragozana y que deriva de la pintura anterior. 7  Incluso en los primeros años del siglo XVII esta variante icono-gráfica resultó menos común que aquella otra en la que los varones apostólicos acompañan a San-tiago pero, pese a ello, queremos insistir en el relevante papel que el Apóstol asume por entonces en el ámbito hispano, tanto en Compostela como en Zaragoza, como respuesta a la postura hagio-gráfica apoyada desde la curia romana. Y sería también a partir de los años finales del siglo XVI cuando la literatura pilarista experimen-tara un proceso de activación que tiene a su primer protagonista en Bartolomé Llorente, canóni-go del Pilar desde 1572, archivero de la institución y su prior en tres oportunidades, que coronó una fecunda carrera en 1613-1614 como cronista del Reino. 8  Entre 1583 y 1587 residió en la Ciu-dad Eterna con el encargo capitular de defender ante la corte romana la lite de las preeminencias de Santa María la Mayor, iniciada ya para 1536. Autor de una historia de este santuario maria-no, también se interesó por San Braulio, cuyo cuerpo descansa bajo el altar mayor de la basílica y 3   M ÁRQUEZ  V  ILLANUEVA , F.: Santiago: trayectoria de un mito  , Barcelona, Bellaterra, 2004, pp. 315-319; R EY  C ASTELAO , O.: Los mitos del apóstol Santiago  , Vigo, Nigra Trea, 2006, pp. 67-76. 4   C ENTELLAS , R.: «El poder de la imagen: iconografía de la Virgen del Pilar», en B UESA  C ONDE , D.J. ( com. ) : El Pilar es la Colum-na. Historia de una devoción , Zaragoza, DGA, Departamento de Educación y Cultura /  Ayuntamiento de Zaragoza, Servi-cio de Acción Cultural, 1996, pp. 133-151. 5  De quienes se ha ocupado A RAGÜÉS  A LDAZ , J.: «Los discípulos de Santiago. Tradiciones, equívocos y fabulaciones en la fá-brica de un entorno nacional ( I ) », en C AZAL , F. et alii    ( eds. ) : Pratiques hagiographiques dans l’Espagne du Moyen Âge et du Siècle d’Or  , Toulouse, CNRS /  Université Mirail, 2005, pp. 221-233; y A RAGÜÉS  A LDAZ , J.: «Los discípulos de Santiago. Tra-diciones, equívocos y fabulaciones ( II ) », en El texto infinito. Reescritura y tradición en la Edad Media y el Renacimiento. IV Congreso Internacional de la SEMYR    [ en prensa ] . Agradezco al autor la cortesía de permitirme la lectura de su trabajo antes de su publicación. 6   B ENITO  D OMÉNECH , F.: «Anotaciones al pintor flamenco Pablo Scheppers», Academia  , 73 ( 1991 ) , pp. 464-466, fig. 2. 7   M ORTE  G ARCÍA , C.: «Una obra firmada y fechada del pintor Silvestre Estanmolín, 1579», Artigrama  , 4 ( 1987 ) , pp. 83-90. 8   B URRIEL  R ODRIGO , M.: Un bibliotecario del siglo XVI, defensor de las preeminencias del Pilar. El canónigo Llorente  , Zarago-za, Talleres Gráficos La Editorial, 1956.
Related Search
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks