"Reinterpretación de un modelo de Juan de Anchieta por Pedro Martínez el Viejo. La Virgen del Rosario de Navarrete (La Rioja) y su recepción en las comarcas zaragozanas de Calatayud y el Aranda", en Copia e invención. Model

Description
En este texto se analiza la difusión de los modelos escultóricos de Juan de Anchieta en Aragón en torno al ejemplo de las Vírgenes del Rosario en los primeros años del siglo XVII.

Please download to get full document.

View again

of 14
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

History

Publish on:

Views: 24 | Pages: 14

Extension: PDF | Download: 0

Share
Tags
Transcript
  COPIA E INVENCIÓN MODELOS, RÉPLICAS, SERIES Y CITASEN LA ESCULTURA EUROPEAII ENCUENTRO INTERNACIONAL DE MUSEOS YCOLECCIONES DE ESCULTURA 14, 15 y 16 de febrero de 2013  © Museo Nacional de Escultura, 2013En colaboración con la Asociación de Amigos del Museo Nacional de Escultura© De los textos: sus autoresCoordinación y revisión de textos: Ana Gil Carazo  El recurso a los grabados 1 como medio de difusión de los modelos artísticos acu-ñados en los grandes centros creadores no dejó de crecer en el siglo XVI y fue una víafundamental –si bien no la única– para fijar y divulgar algunas de las principales ico-nografías que la Iglesia Católica respaldó en la época de la Contrarreforma. Un buenejemplo lo proporciona la devoción al Santo Rosario, promovida desde mucho antespor la Orden de Predicadores pero cuyo éxito garantizó el papa dominico San Pío Vtras atribuir a este rezo y a la intercesión de la Virgen la victoria de la Santa Liga en1571 sobre la armada turca en el golfo de Lepanto, y que poco después corroboróGregorio XIII al conceder en 1573 carácter oficial a esta celebración 2 .A partir de entonces, las estampas de Nicolás Beatrizet que representan a Maríaentregando el Santo Rosario a Santo Domingo de Guzmán y otros devotos en unóvalo rodeado por los quince misterios del salterio mariano no dejaron de trasladarsetanto a pinturas como a esculturas pensadas, con frecuencia, como núcleos de reta-blos 3 . A las incisiones de Beatrizet se añadieron más tarde otras de propósito similarque, pese a todo, nunca alcanzaron la difusión de las del grabador francés.De forma simultánea, numerosas hermandades del Rosario empezaron a encargartallas procesionales de la Virgen que, según especifican los contratos, solían repro-ducir modelos que eran objeto de particular devoción. Durante el último tercio delsiglo XVI , en Aragón el referente más significativo fue una imagen de mediano for-mato (unos 75 cm de altura) de srcen desconocido y que desafortunadamente no ha  LA ESCULTURA CASTELLANA AL COMENZAR EL SIGLO 223 1 Deseo expresar mi gratitud al Dr. Aurelio Á. Barrón García, Profesor Titular de Historia del Artede la Universidad de Cantabria, por la ayuda brindada en la elaboración de este estudio. También es autorde las fotografías núms. 9 [Virgen del Rosario de Navarrete] y 10 [Virgen del Rosario de Sotés], que sepublican aquí por cortesía suya. 2 Labarga, 2003: 27-30. 3 Véanse los ejemplos estudiados para el ámbito aragonés por Morte, 1997: 123-124; y Criado,2008a: 137-138 y 210-215. REINTERPRETACIÓN DE UN MODELO DE JUAN DEANCHIETA POR PEDRO MARTÍNEZ  EL VIEJO . LAVIRGEN DEL ROSARIO DE NAVARRETE (LA RIOJA) YSU RECEPCIÓN EN LAS COMARCAS ZARAGOZA-NAS DE CALATAYUD Y EL ARANDA J ESÚS C RIADO M AINAR Universidad de Zaragoza (España)  llegado a nosotros, custodiada en la iglesia de Santo Domingo de Zaragoza –dondese le erigió un altar– y perteneciente a la hermandad del Rosario. Debió hacerse enlos primeros años setenta, pues ya en junio de 1573 sirvió como pauta para otra des-tinada a Tardienta (Huesca) que realizarían el imaginero Jaques Rigalte y el pintorPedro Pertús «conforme a la que esta hecha en el monesterio de Predicadores… dealteza de quatro palmos de vara y de ancho a proporcion» 4 . Esta pieza tampoco se haconservado, pero la localidad cincovillesa de El Frago (Zaragoza) posee una bellatalla procesional de tamaño similar en cuyo contrato de 1574 se ordena al escultorJuan Rigalte atenerse al prototipo cesaraugustano 5 . Nuevos testimonios documenta-les y diversas imágenes de los siguientes años –sin que exista, pese a todo, corres-pondencia entre unos y otras– acreditan que la vigencia de esta fórmula alcanza hastalos últimos años del Quinientos.P EDRO M ARTÍNEZYLAICONOGRAFÍADELA V IRGENDEL R OSARIO La renovación en clave romanista que experimentó la escultura aragonesa a par-tir de la década de los ochenta del siglo XVI 6 tiene en Calatayud (Zaragoza) uno desus focos creadores más destacados y en el escultor Pedro Martínez el Viejo 7 (act.1578-1609) al artífice de mayor mérito. Entre los años finales de dicha centuria y losprimeros de la siguiente, Martínez acometió una profunda puesta al día de los mo-delos plásticos bilbilitanos llamada a inspirar la actividad de sus discípulos y segui-dores en el territorio del histórico arcedianado de Calatayud y las comarcas limítrofessometidas a su influencia hasta casi el ecuador del siglo XVII .Como era previsible, una de las iconografías marianas de más éxito cultivada enesta etapa fue justamente la de Nuestra Señora del Rosario, de la que nos ha llegadoun crecido número de ejemplares que, por desgracia, no siempre cuentan con el de-seable complemento documental. Entre las más logradas sobresalen las esculturasde las parroquias de Santa María de Maluenda (Zaragoza) (fig. 1a), la Presentaciónde la Virgen de Jarque de Moncayo (Zaragoza) (fig. 1b)y Nuestra Señora de los Reyesde Calcena 8 (Zaragoza) (fig. 1c), localidades pertenecientes a las comarcas limítro- «COPIA E INVENCIÓN»  MODELOS, RÉPLICAS, SERIES Y CITAS EN LA ESCULTURA EUROPEA 224 4 San Vicente, 1991: 232-233, doc. n.º 190. La obra fue finalizada por Juan Rigalte, el hijo del maes-tro Jaques (Criado, 1996: 584, nota n.º 38). 5 Además, la peana procesional seguiría el modelo de la de Tardienta. Véase San Vicente, 1991: 251,doc. n.º 205. 6 Un reciente estado de la cuestión en Criado, 2008b: 522-531. 7 Su única biografía publicada corresponde a Arce Oliva, 1993: 226-229. Véase ahora también Criado,en prensa: [biografía de Pedro Martínez el Viejo ]. 8 Citada y reproducida en el inventario de Abbad, 1957: 310 y fig. n.º 863.  fes de la Comunidad de Calatayud –la primera– y el Aranda –las dos últimas–. Todaspueden datarse en los primeros años del siglo XVII y aunque no existe constancia ex-plícita de su autoría pueden atribuirse con bastante seguridad a Martínez ya que cuen-tan con un referente formal muy próximo en la Virgen anunciada (fig. 1d)del grupoescultórico de la Salutación angélica acomodado en la zona noble del retablo mayor(ha. 1605-1610) de la catedral de Santa María de la Huerta de Tarazona (Zaragoza),que es una creación segura de nuestro escultor 9 .No hay que descartar la hipótesis de que, como había sucedido en los años setentaen torno a la Virgen del Rosario del convento de Santo Domingo de la capital arago-nesa, todas estas obras deriven, en realidad, de un prototipo no conservado que bienpudo custodiarse en el cenobio de San Pedro mártir de Calatayud, casa matriz detodas las cofradías del Santo Rosario existentes en el arcedianado. Aún sin desecharesta conjetura –que no podemos contrastar–, lo cierto es que las tallas que publica-mos presentan significativas similitudes compositivas con la Virgen del Rosario queJuan de Anchieta (act. 1551-1588, †1588) hizo entre 1587 y 1588, en la recta finalde su carrera, para la parroquia de la Asunción de Navarrete 10 (La Rioja) (fig. 3a).Junto a las imágenes ya citadas de Maluenda, Jarque de Moncayo y Calcena, quepueden considerarse autógrafas de Pedro Martínez el Viejo , se han conservado otrosejemplares que reproducen el mismo prototipo más allá de que exhiban unas carac-terísticas formales algo diferentes que aconsejan su atribución a discípulos, ayudan-tes o seguidores de este maestro. Tal sucede con la Virgen del Rosario de Paracuellosde la Ribera 11 (Zaragoza) (fig. 2a), obra probable del escultor Pedro de Jáuregui (doc.1604-1630, †1635), que en 1604 desposó a una hija Martínez y más tarde, en tornoa 1609-1610, acabaría heredando su taller; con otros dos ejemplares casi gemelos –pero de dimensiones desiguales– de Torralba de Ribota 12 (Zaragoza) (fig. 2b), cuyaautoría no es fácil establecer; y, finalmente, con las mediocres imágenes de los tem-plos parroquiales de Morata de Jiloca y Bubierca, debidas a artífices de muy mo-desta valía y de cronología algo posterior, dentro ya de los años veinte o treinta.Un escultor bilbilitano próximo a Pedro Martínez desarrollaría por los mismosaños o poco después un segundo modelo de Virgen del Rosario. El principal cambioconsiste en modificar la postura que adopta el Niño en el regazo de su madre para pre- Jesús Criado Mainar, REINTERPRETACIÓNDEUNMODELODEJUANDEANCHIETA 225 9 Como ya identificó correctamente Morte, 1982: 180-183 y figs. núms. 16-26. Véase ahora tambiénel estudio de Criado, 2006: 417-451. 10 Ramírez, 1988: 31-34; Ramírez, 2003a: 164-165; y Ramírez, 2006: 166-167. 11 Que ya se cita en Abbad, 1957: 405. 12 La imagen pequeña está recogida en Abbad, 1957: 422 y fig. n.º 1126; el autor apunta ya su evi-dente carácter «anchetesco». Véase ahora también Lacarra, 2011: 124 y 136, y figs. núms. 1 y 2 en lapág. 151.
Related Search
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks