Los “enemigos” de la tradición. Los detractores del gaucho en la coyuntura de su oficialización como arquetipo nacional argentino (1939-1944)

Description
En el contexto de la institución del Día de la Tradición en la provincia de Buenos Aires −que se celebró por primera vez en 1939− y en su posterior nacionalización, circularon discursos que discutieron la filiación del gaucho con la “argentinidad”.

Please download to get full document.

View again

of 26
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Reports

Publish on:

Views: 53 | Pages: 26

Extension: PDF | Download: 0

Share
Tags
Transcript
  1 Quinto Sol, Vol. 22, Nº 1, enero-abril 2018 - ISSN 1851-2879 , pp. 1-26 Los “enemigos” de la tradición. Los detractores del gaucho en la coyuntura de su ocialización Los “enemigos” de la tradición. Los detractores del gaucho en la coyuntura de su ocialización como arquetipo nacional argentino (1939-1944)Artículo de Matías Emiliano Casas Quinto Sol  , Vol. 22, Nº 1, enero-abril 2018 - ISSN 1851-2879, pp. 1-26 DOI: http://dx.doi.org/10.19137/qs.v22i1.1323 Los “enemigos” de la tradición. Los detractores del gaucho en la coyuntura de su ocialización como arquetipo nacional argentino (1939-1944) Matías Emiliano Casas 1   Resumen En el contexto de la institución del Día de la Tradición en la provin- cia de Buenos Aires −que se celebró por primera vez en 1939− y en su posterior nacionalización, circularon discursos que discutieron la lia - ción del gaucho con la “argentinidad”. Periodistas e historiadores esbo - zaron interpretaciones particulares que fueron rápidamente contestadas por tradicionalistas y funcionarios. Este artículo explora una perspectiva poco atendida en los estudios sobre la consagración del gaucho como símbolo nacional: las voces de disenso que confrontaron su pertinencia, para señalar quiénes se colocaron a la vanguardia de la desacralización del gaucho; en qué fundamentos se sustentaba la calicación de “gau - chofóbicos”; cuáles fueron los límites que evidenciaron esas narrativas; cómo afectaron a la extensión del consenso sobre la “tradición gaucha argentina”; y qué alternativas proponían ante la conrmación del gaucho como “tipo nacional”. Estos son los lineamientos que sigue este trabajo. Las conferencias, las publicaciones escritas, las crónicas periodísticas, la correspondencia privada y la literatura de desagravio que se promo - vió desde el ámbito tradicionalista permiten un análisis riguroso de esas disputas. Palabras clave : tradición; gaucho; detractores; polémicas; argentinidad. 1 Consejo Nacional de Investigaciones Cientícas y Técnicas/Universidad Nacional de Tres de Febrero. Argentina. Co -rreo electrónico: mecasas@untref.edu.ar  Esta obra se publica bajo licencia Creative Commons-Reconocimiento-No comercial-4.0 International (CC BY-NC 4.0) https://creativecommons.org/licenses/by-nc/4.0/deed.es_ES  2 Universidad Nacional de La Pampa. Facultad de Ciencias Humanas. Instituto de Estudios Socio-HistóricosMatías Emiliano Casas The “enemies” of tradition. The  gaucho  opponents at the juncture of his formalization as Argentine national archetype (1939-1944)Abstract In the context of the creation of the Day of Tradition in the province of Buenos Aires, which was set up for the rst time in 1939 and in its further nationalization, discourses circulated as to the gaucho afliation with the so called “ argentinidad  ” (Argentinity). Reporters and historians sketched a variety of interpretations that were rapidly retorted by traditionalists and public ofcials. This article explores an underestimated perspective in the studies on the gaucho consecration as national symbol: the dissenting voices that argued this belief, to point out who placed at the forefront of the desecration (demystication) of the gaucho; on what grounds the qualication of “gauchophobic” was sustained; what were the limits that those narratives shows; how they affect the extent of the “Argentine gau - cho tradition” consensus; and what alternatives were proposed against the conrmation of the gaucho as “national type”. The latter queries are some of the guidelines intended to unveil in the development of this work. Conferences, written publications, newspaper columns, private correspondence and vindication literature promoted from traditionalist spheres allow a thorough analysis of these disputes. Key words : tradition; gaucho; opponents; controversies; argentinidad  . Fecha de recepción de srcinales: 01/10/2016.Fecha de aceptación para publicación: 24/06/2017. Los “enemigos” de la tradición. Los detractores del gaucho en la coyuntura de su ocialización como arquetipo nacional argentino (1939-1944)Introducción L a entronización del gaucho como símbolo de la identidad nacional argenti - na ha ocupado la atención de historiadores, sociólogos y antropólogos en distintos períodos. La construcción del mito, la proliferación de su literatura, la utilización política de su gura, la funcionalidad para la industria cultural y las modalidades de asociacionismo que se gestaron en torno al universo gauches - co, se han constituido como objeto de estudio de numerosas investigaciones.La conguración mitológica del gaucho se emparentó directamente con las producciones literarias decimonónicas que pretendieron denir los caracte - res del campesino pampeano. En ese sentido, dos estudios publicados en 1988  3 Quinto Sol, Vol. 22, Nº 1, enero-abril 2018 - ISSN 1851-2879 , pp. 1-26 Los “enemigos” de la tradición. Los detractores del gaucho en la coyuntura de su ocialización marcaron un antecedente insoslayable para todos los trabajos que se concen - traran en esos tópicos. Adolfo Prieto (1988) puso énfasis en la emergencia de la literatura criollista que acompañó el proceso de modernización del Estado y la incorporación de un nuevo público lector hacia nes del siglo XIX. Ese criollismo, de corte popular, se alimentaba de la circulación de folletines con historias de gauchos, generalmente payadores y matreros. Eduardo Gutiérrez (1882), apoyado en las crónicas policiales de la época, expandió la fama del gaucho Juan Moreira, que se vio incrementada a partir de las representacio - nes teatrales de la compañía circense Scotti-Podestá. La “moreirización” de la sociedad activó las alarmas de la cultura letrada que, replegada en sí misma, propició contener el avance con una recurrente condena a ese tipo de lecturas. El libro de Josena Ludmer El género gauchesco, un tratado sobre la  patria  (1988) pone en escena el uso letrado de la cultura popular, en particular en obras del género gauchesco. La referencia remite a la utilización de las cos - tumbres, creencias, folklore y ritos de los sectores subalternos, como el gaucho, desde las plumas citadinas. De ese modo, los escritores no solo tomaban pres - tada la voz del gaucho y se pronunciaban en nombre de él, sino que el mismo género denía la semántica del término “gaucho” y procuraba ligarlo hacia la militarización y/o la legalidad de acuerdo con el momento particular. Así, la autora conrma al Martín Fierro  de José Hernández −en especial, la segunda parte− como el gran texto didáctico de la literatura argentina. Allí, el gaucho discierne claramente entre legalidad e ilegalidad y promueve una serie de con - sejos que permiten inferirlo reconciliado con su sociedad contemporánea.La literatura gauchesca motorizó diferentes representaciones del gau - cho. En el contexto de publicación de ambos estudios, un grupo de recono - cidos historiadores debatieron más sobre la existencia “real” de los gauchos en las llanuras pampeanas niseculares que sobre las resignicaciones de su gura. Entre Carlos Mayo (1987), Samuel Amaral (1987), Juan Carlos Garava - glia (1987) y Jorge Gelman (1987), dilucidaron las condiciones económicas y sociales de la campaña para poner de relieve las “confusiones” promovidas desde el campo literario. En efecto, en trabajos posteriores, Gelman (1995) remarcó la inexactitud de las interpretaciones esbozadas desde la literatura en cuanto a la emergencia del tipo  gaucho  y las grandes estancias que, de acuerdo con sus investigaciones, denirían el escenario pampeano recién a comienzos del siglo XIX.Lo cierto es que, más allá de las correspondencias con la realidad, la literatura se sedimentó como la usina principal para la sacralización del gau - cho. La intervención de Leopoldo Lugones, en 1913, que reinterpretó el Martín Fierro  como un poema épico, para luego consagrarlo frente a la oligarquía  4 Universidad Nacional de La Pampa. Facultad de Ciencias Humanas. Instituto de Estudios Socio-HistóricosMatías Emiliano Casas porteña que vitoreaba con aplausos sus conferencias, fue crucial para la liga - zón del gaucho con la identidad nacional (Olea Franco, 1990; Hermida, 2015). A partir de ese “redescubrimiento” −ciertamente matizado por estudios como el de Fernando Devoto (2002)−, la pertinencia de la gura del gaucho como emblema nacional sería puesta en cuestión una y otra vez. La encuesta difun -dida desde la revista Nosotros , que inquiría a diferentes intelectuales sobre las consideraciones de Lugones y el valor del poema hernandiano, presentaba una heterogeneidad de opiniones que, incluso, llegaron a desestimar la riqueza estética y simbólica del Martín Fierro . 2   Como se vericó en los años contiguos al Centenario de la Revolución de Mayo, la funcionalidad del gaucho signicaba más un problema abierto que una certeza acabada. Sin embargo, los sectores dirigentes reconocieron allí una posibilidad antes insospechada: apuntalar el esteticismo, la forma y lo simbólico de los cantos del gaucho Fierro les permitía diluir el contenido altamente denunciante del poema y encontrar un vector de cohesión para las clases populares. Un gaucho edulcorado, dispuesto al arado y al trabajo como peón, fue ganando terreno para constituirse como la representación más evo - cada. Esa resignicación, abonada por la literatura con la aparición de Don Segundo Sombra  (Güiraldes, 1926), resultó la vía de acceso central para las “apropiaciones estatales” del gaucho que comenzaron a diseñarse durante la década del treinta (Cattaruzza y Eujanian, 2003). En Las metamorfosis del gau-cho  (Casas, 2016) se ha señalado la vinculación entre el ámbito político y los centros tradicionalistas que proliferaron durante ese período. Las agrupaciones, que evocaban la tradición rural como bastión de la nacionalidad, azuzaron la identicación de lo gauchesco con la argentinidad.La ocialización del gaucho, cristalizada en la concreción de monu - mentos, museos y festividades, quedó plasmada hacia nales de ese decenio. El aval estatal parecía cerrar las divergencias y consolidar una representación heroica de esta gura, que la equiparaba con la de los próceres patricios de la independencia. Empero, como advierte Raúl Fradkin (2003), el arquetipo mítico del gaucho constituye un proceso abierto, “jamás cerrado”. Así lo de - nunciaban voces solitarias que se lamentaban por un “gaucho zarandeado y tironeado”, a merced de la puja entre “gauchólos” y “gauchofóbicos” (Ivern, 1949; Aparicio, 1953).Este artículo se concentra en una perspectiva olvidada por los traba - jos que se abocaron a estudiar la consagración del gaucho: las voces de los 2  ¿Cuál es el valor del Martín Fierro? (junio de 1913).  Nosotros , 50, pp. 425-433. Biblioteca Nacional, Hemeroteca. Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina. Se puede recuperar una reseña extensa del debate en Beatriz Sarlo y María Gramuglio (1980).  5 Quinto Sol, Vol. 22, Nº 1, enero-abril 2018 - ISSN 1851-2879 , pp. 1-26 Los “enemigos” de la tradición. Los detractores del gaucho en la coyuntura de su ocialización detractores. Se considera que analizar los discursos que se opusieron a su fun - ción como arquetipo identitario para la nación, posibilita encontrar una narra - tiva común que pervivió −aun con dicultades y limitaciones− en el contexto de mayor efusión de esta gura. Indagar la procedencia, la composición y la circulación de esas voces visualiza, también, la progresión en las respuestas de los tradicionalistas que fueron incorporando adhesiones y ganando espacios en lo que consideraron una “cruzada” en defensa del gaucho.¿Quiénes se colocaron a la vanguardia de la desacralización del gau - cho? ¿En qué fundamentos se sustentaba la calicación de “gauchofóbicos”? ¿Cuáles fueron los límites que evidenciaron esas narrativas? ¿Cómo afectaron a la extensión del consenso sobre la tradición gaucha argentina? ¿Qué alterna - tivas proponían ante la conrmación del gaucho como “tipo nacional”? Esos interrogantes son algunas de las inquietudes que se proyectan develar en el desarrollo de este trabajo. La trascripción de conferencias, las publicaciones escritas, las crónicas periodísticas y la literatura de desagravio que se promovió desde el ámbito tradicionalista permiten un análisis riguroso de las disputas en torno a la temática.La atención sobre los discursos disidentes pone de relieve una mira - da particular −e incómoda− sobre la ligazón entre la llanura pampeana y la identidad nacional. Quienes se concentraron en desarticular la exaltación del gaucho buscaban resaltar lo que Eric Hobsbawm (1983) calicaría como el carácter inventado de las tradiciones. En efecto, la faceta cticia que resalta el autor en su análisis se imbricaba en los relatos construidos por los tradiciona - listas que pretendían colocar al gaucho en el centro de la historia nacional. El recorte establecido involucraba una serie de elecciones –y de omisiones− que convocaron la atención de los “detractores” en los intentos de deconstruir esa narrativa. Randall Collins (1995) teoriza sobre los mecanismos del “antitradicio - nalismo” como corriente de oposición a perspectivas cristalizadas. Si bien se concentra en las teorías sociológicas y focaliza su estudio al campo disciplinar erudito, determinadas conceptualizaciones resultan funcionales para pensar la metodología implementada por los “enemigos” del gaucho. El autor destaca, como principio de oposición primario, la adopción de un posicionamiento historicista que ja particular atención en los contextos de producción de los relatos y, por lo tanto, se ocupa de desarticular las simplicaciones y generali - dades. En ese sentido, los críticos que serán reseñados en este artículo adopta - ron una postura centrada en la denuncia de las incongruencias históricas y las ansias expansivas de la “tradición pampeana” que, al calor de las intervencio - nes ociales, avanzaba en su pretendido carácter nacional.
Related Search
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks