LA MOTIVACIÓN EN LA INICIACIÓN DEPORTIVA

Description
LA MOTIVACIÓN EN LA INICIACIÓN DEPORTIVA

Please download to get full document.

View again

of 6
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Fan Fiction

Publish on:

Views: 5 | Pages: 6

Extension: PDF | Download: 0

Share
Transcript
  LA MOTIVACIÓN EN LA INICIACIÓN DEPORTIVA.  Alfonso VALERO VALENZUELA Pedro Ángel LATORRE ROMÁN Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Universidad de Granada. 1. INTRODUCCIÓN. La necesidad de movimiento, en parte innata y en parte formada durante la socialización infantil, constituye un indicador esencial para el interés hacia el juego, movimiento y deporte (Hahn, 1988). A partir de la motivación al movimiento se puede desarrollar la motivación al deporte (más específica), de esta forma, el individuo se verá de forma más duradera inclinado hacia una práctica físico-deportiva que le acompañará desde al infancia a la edad madura (Manno, 1994), siendo por tanto, de suma importancia la motivación en la edad de iniciación (Añó, 1997). Según Cervelló (1996), realizando un análisis de las distintas teorías dentro del campo de la psicología, establece que la motivación está influenciada por un conjunto de aspectos, interrelacionados entre sí, y subyacentes al resultado final que es la conducta observable (figura 1). Aspectos Biológicos Aspectos Emocionales MOTIVACIÓN Aspectos Sociales Aspectos Cognitivos Figura 1. Variables relacionadas con la motivación (tomada de Escartí y Cervelló, 1994 en Cervelló, 1996). Según Young (1961) la motivación puede definirse como una “búsqueda de los determinantes de la actividad humana y animal”.  Dividiéndose en dos grandes grupos; motivaciones primarias (imprescindibles para la supervivencia) y motivaciones secundarias, como el propio deporte y la cultura (Añó, 1997).   Torre (1998) establece dos tipos de motivaciones: las orgánicas, aquellas que tienen una localización fisiológica en el organismo y son, la sed, el hambre, el sueño y el sexo, junto a otras no tan primarias, pero aceptadas como tales, como podría ser el dolor, la temperatura, la conducta maternal y el juego. Y en segundo lugar, las motivaciones sociales, asociadas a lo socio-cultural, lo intelectual y anímico de las personas y son las que derivan del proceso de socialización. Siendo para Urdaniz (1994) las más importantes las fisiológicas. Los objetivos que los niños persiguen mediante la práctica deportiva por orden de importancia, son (Rius, 1995): 1. Divertirse. 2. Mejorar sus habilidades deportivas y aprender otras nuevas. 3. Estar con sus amigos o hacer nuevas amistades. 4. Buscar emociones y excitación. 5. Tener éxito, popularidad o vencer. 6. Estar en forma. Antes de la pubescencia, los niños confunden el esfuerzo con la habilidad; la mera participación es reforzante, divirtiéndose debido al empeño y a las ganas con que practican la actividad física. A medida que  se acercan a la pubertad, esta percepción va cambiando, modificando sus metas y buscando agradar a los demás, el refuerzo por el esfuerzo o demostrar sus habilidades a otros (Rius, 1995; Nicholls, 1987, citado por Roberts, 1991). 2. MOTIVACIÓN E INICIACIÓN DEPORTIVA. Cuando nos interesamos por las razones que llevan a los principiantes a optar por una práctica deportiva, su elección está influenciada por elementos internos (motivaciones personales) y externos (influencias sociales, familia, medios de comunicación, etc.) (Scanlan & Lewthwaite, 1986; Blázquez, 1995). De este modo, observamos que las motivaciones que inducen a la práctica deportiva están basadas en la Teoría de las recompensas extrínsecas e intrínsecas (Fox y Biddle, 1988). Siendo las más importantes las internas, pues crean unos hábitos deportivos en los jóvenes que facilitan el pasárselo bien practicando actividades físicodeportivas. Según Bouet (1969), las principales motivaciones en el deporte derivan de: a) la liberación de energía y la necesidad de movimiento, b) de la afirmación de sí mismo, c) de la compensación, d) del interés competitivo, e) del afán de victoria y f) del amor al riesgo. Si bien, Hahn (1988) afirma que la motivación esencial para acercarse un niño al deporte y a un deporte específico las crean los padres, aunque también es cierto que la actuación de los padres puede fomentar poco el desarrollo integral del niño. Por su parte Vanek & Cratty (1970), dentro del campo deportivo, las motivaciones más importantes son: a) la capacidad agonística, b) la tensión y el riesgo c) la satisfacción cinestésica (placer por la práctica) y d) la motivación hacia el logro, siendo este último el de mayor fuerza motivadora en los deportes populares (carreras populares, vueltas ciclistas, pruebas de natación, etc.). Según Blázquez (1995), los principales motivos son; a) la necesidad de realización personal, b) la voluntad de ser eficaz, c) de mejorar, d) llegar a ser importante y e) el deseo de ganar. Y por su parte, Durand (1988) analizando el estudio realizado por Gill & cols. (1983), obtiene que las razones para la práctica deportiva por orden de importancia son: a) superarse, b) entretenerse, c) adquirir nuevas habilidades motrices, d) gusto por las pruebas y desafíos, y e) estar en buena forma física. Gould (1984), por su parte, sugiere que los seis motivos más importantes por los que una población en edad escolar practica actividades son: 1º) por pasarlo bien y divertirse; 2º) para mejorar las habilidades motrices que posee y aprender otras nuevas; 3º) por estar con los amigos y hacer nuevos amigos, 4º) por la emoción y la excitación que experimentan; 5º) por ganar y obtener éxito y 6º) por tener una buena condición física; todo ello recogido en la Tabla 1.  AUTORES PRINCIPALES MOTIVACIONES PARA LA PRÁCTICA DEPORTIVA Bouet (1969) a) Liberación de energía y necesidad de movimiento. b) Afirmación de sí mismo. c) Compensación. d) Interés competitivo. e) Afán de Victoria. f) Amor al riesgo. Vanek & Cratty (1970) a) Motivación hacia el logro. b) Capacidad agonística c) Tensión y riesgo. d) Satisfacción cinestésica. Gould (1984) a) Pasatiempo y diversión. b) Mejora habilidades y aprender nuevas. c) Amistad. d) Emoción y excitación. e) Éxito. f) Buena condición física. Durand (1988) g) Superarse. h) Entretenerse. i) Adquirir nuevas habilidades motrices.  j) Gusto por el desafío, por las pruebas. k) Estar en buena forma. Blázquez (1995) a) Realización personal. b) Sentirse eficaz. c) Mejorar d) Llegar a ser importante e) El deseo de ganar. Cervelló (1996) a) Competencia. b) Salud. c) Afiliación. d) Aspectos grupales o de equipo. 1  e) Competición. f) Diversión. TABLA 1. Síntesis de los diferentes estudios que establecen las razones por las que practican deporte los jóvenes. Numerosas son las investigaciones realizadas para determinar las motivaciones hacia la iniciación deportiva y las diferencias entre sexo (Kenyon, 1968; Cunningham, 1971; Kidd & Woodman, 1975; Sage, 1981; Mathes & Battista, 1985; García, 1991) siendo las principales motivaciones para el sexo masculino, según Torre (1998) la autoestima, afán competitivo, afán de aventura y deseo por sobresalir, preocupación por la salud física, relación social evasión y catarsis, y en el sexo femenino, la autoestima, el afán de aventura y deseo de sobresalir, la preocupación por la salud física, afán competitivo, relación social y superación personal. De modo que, en el varón prevalece la autoestima y el afán competitivo, mientras que para la mujer, son el afán de aventura y el deseo de sobresalir. 3. MOTIVACIÓN Y ABANDONO DEPORTIVO. Un indicador muy importante de la motivación en el deporte, es el abandono deportivo entendido como la falta de motivación (Cervelló, 1996), de modo que un niño que cese la práctica deportiva, se deberá a una falta de motivación (siempre que no se haya debido a alguna lesión). Steiner (1982) citado por Hahn (1988), afirma que las razones internas del abandono en el deporte son: 1. El comportamiento pasivo, adaptado y subordinado del niño. 2. La obligatoriedad del esfuerzo. 3. La perspectiva de fines a largo plazo, que evita refuerzos positivos inmediatos. 4. La monotonía del entrenamiento. 5. El entrenamiento y la competición enfocados hacia una selección. Para García (1993) los principales motivos por los que la población joven española no practicaba actividades físico deportivas en su tiempo libre eran: 1. Falta de gusto por la práctica de actividades deportivas. 2. Falta de tiempo. 3. Pereza y desgana. Según Cervelló (1996), los principales motivos del abandono deportivo son: 1. Conflicto de intereses. 2. Falta de diversión 3. Falta de competencia. 4. Problemas con los otros significativos (entrenador, padres, ...). 5. Problemas relativos al programa. 6. Lesiones. Para Fry y cols. (1981); Gould y cols. (1983); McPherson y cols. (1980); Sapp y Haubenstricker (1978) citados por Durand (1988), el más importante de los motivos del abandono consiste en “el conflicto de intereses”, coincidiendo con Cervelló (1996) y estimando que al menos en el 50 por ciento de los casos, los niños dejan su club para orientarse, o bien hacia otras disciplinas deportivas, o bien hacia pasatiempos no deportivos. Cuanto más jóvenes son los niños, más atraídos se sienten por otras fuentes de interés y más deploran el carácter serio de la práctica, la insuficiencia de las relaciones amistosas y la falta de trabajo. Así, en los más jóvenes (menos de 10 años y hasta los 11-12), lo que se busca es el placer del  juego, el entretenimiento, aunque también el progreso en el dominio de las habilidades deportivas. Por último, White & Coakley (1986), en un estudio sobre los factores que determinaban participar o no en actividades físico-deportivas, durante el tiempo libre, fueron: 1. Posibilidad de demostrar la propia competencia motriz. 2. El grado de apoyo y ánimo proveniente de familiares y amigos. 3. Experiencias pasadas relacionadas sobre todo con la educación física practicada en el colegio. Siendo este último factor, basado en experiencias negativas durante las clases de educación física (aburrimiento, rechazo por los compañeros, falta de competencia, etc.) un elemento decisivo a la hora de la realización de actividades deportivas en el horario extraescolar. 4. MOTIVACIÓN Y ENTRENAMIENTO EN LA INICIACIÓN DEPORTIVA. El deporte escolar, por su carácter voluntario y opcional, suele tener pocos problemas de incentivación por parte de los técnicos educadores. Sin embargo, existen ocasiones en que el niño pierde ganas por la práctica de un deporte, bien porque el carácter de novedad, ha desaparecido, bien porque aparecen otras formas de pasatiempo que gozan de mayor predilección por los principiantes (Blázquez, 1995). Ante esta situación, es importante conocer y utilizar todo aquello que sabemos acerca de la motivación. Según Durand (1988), tres son los tipos de determinantes a los que obedece el niño que practica deporte: a) la motivación por la realización o eficacia, b) la motivación por el entretenimiento y placer en el deporte y c) la motivación por afiliarse y relacionarse. Para los jóvenes, la “motivación social” 2  entendida como motivación por afiliarse y relacionarse y el entretenimiento tienen más importancia que las recompensas y la búsqueda de eficacia (figura 2) (Watson, 1984; citado por Durand, 1988). Figura 2. Forma en que evolucionan, con la edad, las diversas formas de motivaciones. Motivación social (A), del entretenimiento (B), de la búsqueda de eficacia (C) y de las recompensas (D) en los jóvenes deportistas (Tomado de Watson, 1984 en Durand, 1988). El nivel de exigencia se va modificando con el desarrollo de la motivación para el rendimiento. Para tener un efecto positivo sobre el entrenamiento, las tareas han de seguir los siguientes criterios en cuanto a motivación (Hahn, 1988): 1. Dificultad mediana. 2. Aspecto de reto. 3. Colaborar a una ampliación de la capacidad actual de rendimiento. 4. Controlabilidad. 5. Corregibilidad. 6. Comprensión. 7. Simplicidad. 8. Implicación emocional. 9. Implicación mental. El enfoque principal debe situarse en motivar al niño hacia la práctica deportiva en sí misma y la mejora de su aprendizaje (Añó, 1997), ya que el rendimiento va a diferir entre aquellos que centran la atención en metas relacionadas con el aprendizaje y que suelen atribuir sus fracasos a causas internas (competencia y esfuerzo), de aquellos sujetos que centran la atención en metas relacionadas con la ejecución, que suelen atribuirlo a causas externas, siendo el enfoque mejor y menos costoso para el sujeto aquel que prevalece las metas de aprendizaje (Dweck & Eliot, 1983 citados por Torre, 1998). 5. MOTIVACIÓN, RENDIMIENTO Y COMPETENCIA EN LA INICIACIÓN DEPORTIVA. El interés del niño por el deporte de rendimiento se basa en la superación del presente (Hahn, 1988). Dentro de la multitud de factores caracteriales del rendimiento, Mahlo (1969), distingue la voluntad, la concentración, los factores emocionales, el espíritu colectivo y la motivación. Significando la motivación, la puesta en marcha del aprendizaje, siendo base de la metodología y acompañante en todo el proceso de aprendizaje motor (Antón, 1989). La motivación para el rendimiento, es el centro de interés dentro de todo el campo de motivaciones, pero en el deporte con niños, otros estímulos como el juego, la exploración, la curiosidad, el placer y demás, tienen una importancia parecida a la motivación para el rendimiento (Hahn, 1988). 3  Para una mejora del rendimiento deportivo con los niños y adolescentes es conveniente el establecimiento de metas, al mismo tiempo que se convierte en algo agradable y divertido, favoreciendo el grado de motivación y autoconfianza del alumno (Rius, 1995). Para que el establecimiento de metas sea algo provechoso, éstas han de cumplir los siguientes requisitos (Rius, 1995): - El objetivo ha de ser explícito, específico y medible. - El objetivo ha de ser difícil pero realista. - El objetivo es preferible a corto que a largo plazo. - El objetivo fijado en relación a la propia habilidad del deportista es preferible a un objetivo de resultado en una competición. - Han de existir objetivos de entrenamiento y de competición. - El objetivo positivo es preferible al negativo. - Determinar un límite de tiempo para la consecución del objetivo. - Buscar estrategias que posibiliten la consecución del objetivo. - Anotar y registrar los objetivos propuestos. - Posibilitar la retroalimentación. - Posibilitar un apoyo externo que facilite la consecución de los objetivos. La competición, muy relacionada con el rendimiento debe aportar estímulos positivos, habiendo en ellas el placer del resultado incierto, el placer de la comparación y del medirse con el otro para comprobar sobre todo su estado y sus posibilidades (Manno, 1994). Aunque, por el contrario, en los niños la orientación motivacional no se debe dirigir tanto hacia el resultado de la competición (Añó, 1997). Durand (1988), establece dos formas de motivación en el deporte, la motivación intrínseca (cuando un individuo es motivado intrínsecamente cada vez que realiza una tarea en ausencia de refuerzo externo o de esperanza de recompensa), y extrínsecamente, cuando realiza una tarea con la esperanza de una recompensa como pueden ser medallas, trofeos, insignias, diplomas, etc. Por ejemplo, el acto de participar en una prueba de resistencia, se transforma en un simple medio para alcanzar objetivos tales como ser campeón, vencer a tal o cual adversario u obtener un título prestigioso. Dejando el éxito de ser evaluado en relación con un resultado absoluto, y siendo evaluado en relación con el rendimiento de otro. El uso intensivo de la competición y de recompensas tiene como consecuencia transformar lo que al principio es un juego en cierta forma de trabajo (Lepper y cols., 1973; citado por Durand, 1988), con los riesgos que esto conlleva. BIBLIOGRAFÍA Antón, J. (1989). La formación y aprendizaje de la técnica y la táctica. En: Antón, J. (Cord.). Entrenamiento deportivo en la edad escolar. Bases de aplicación.  Junta de Andalucía. Unisport. Málaga. Añó, V. (1997). Planificación y organización del entrenamiento juvenil.  Gymnos. Barcelona. Blázquez, D. (1995). Elegir el deporte más adecuado. En Blázquez, D (Cord.) . La iniciación deportiva y el deporte escolar  . Inde. Zaragoza. Bouet, M. (1969). Les motivations des sportifs.  Universitaires. París. Cervelló, E. (1996). La motivación y el abandono deportivo desde la perspectiva de las metas de logro . Tesis Doctoral. Universitat de Valencia. Cunningham, S. (1971). A comparison of attitudes toward physical activity by male and female students in the required physical education activity program. Completed Research in Health, Physical Education and Recreation,  13, 148. Durand, M. (1988). El niño y el deporte.  Paidós. Barcelona. Fox, K. & Biddle, S. (1988). The child’s perspective in physical educatin. Part 2: Childen’s participation motives. The British journal of physical education,  19, 2, 79-82. García, M. (1991). Los españoles y el deporte (1980-1990). Un análisis sociológico.  Madrid. Consejo Superior de Deportes. Ministerio de Educación y Ciencia. García, M. (1993). Tiempo libre y actividades deportivas de la juventud en España. Madrid. Ministerio de asuntos sociales. Injuve. Gill, D.L. Gross, J.B. & Huddleston, S. (1983). Participation motivation in youth sports. International Journal of sports Psychology . 14, 1-4. Gould, D. (1984). Psychosocial development and children’s sport . Motor development during childhood and adolescence.  Burgess. Minneapolis. Hahn, E. (1988). Entrenamiento con niños. Teoría, práctica, problemas específicos . Martínez Roca. Barcelona. Kenyon, G. (1968). Six scales for assessing attitude toward physical activity. Research Quarterly,  39, 566-574. Kidd, T. & Woodman, W. (1975). Sex and orientations toward winning in sport. Research Quarterly,  46, 4, 476-483. Mahlo, F. (1969). L’acte tactique en jeu . Vigot Freres, Paris. Manno, R. (1994). Fundamentos del entrenamiento deportivo.  Paidotribo. Barcelona. 4
Related Search
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks