La enunciación compleja: hermenéutica, semiótica y política en el siglo XXI. El caso de Podemos. (Complex Enunciation: hermeneutics, semiotics and politics in the XXIth Century (The case of Podemos))

Description
Podemos political breakthrough in the Spanish media and electoral landscape has brought not only a political but also communicative revolution. 15M movement meant the definitve crisis of the undisputed hegemony Broadcasting Model in politics, already

Please download to get full document.

View again

of 14
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Government Documents

Publish on:

Views: 2 | Pages: 14

Extension: PDF | Download: 0

Share
Tags
Transcript
  La enunciación compleja: hermenéutica, semiótica y política en el siglo XXI. El caso de  Podemos. Complex Enunciation: hermeneutics, semiotics and politics in the XXIth Century (the  case of Podemos) `José Antonio Palao Errando (Dpto. de Ciencias de la Comunicación, Universitat Jaume I de Castellón. errando@uji.es Comunicación inédita presentada en el Congreso  #Comunicambio2015  celebrado en Castellón de la Plana los días 20-22 de mayo de 2015  en la mesa  Comunicación y cambio social: epistemologías e indicadores.   A la espera de una posible reformulación para su posterior  publicación. Puede citarse como:  Palao Errando, José Antonio. “La enunciación compleja: hermenéutica, semiótica y política en el siglo XXI. El caso de Podemos.” #Comunicambio2015. Castelló de la Plana, 2015 Resumen La irrupción política de Podemos  en el panorama mediático y electoral español supuesto no sólo una revolución política sino también comunicativa. El 15M   significó  la crisis definitiva de la hegemonía indiscutible del Modelo Difusión en política , como ya se había verificado en otros espacios de comunicación social. Con su “ no nos representan ”, el 15M   fue ante todo un proceso de disolución enunciativa . Tras él  Podemos   es  el único caso de un experimento de hibridación integral del Modelo  Difusión y el Modelo Reticular, intentando propiciar su sinergia . El desembarco de Pablo Iglesias en la televisión resulta crucial, pues se trata de   un intento de abrochar la enunciación mediático-electoral con la enunciación popular-reticular. La consecuencia es que Podemos se está construyendo con la lógica de partido clandestino a plena luz mediática. Nuestro propósito, es estudiar el nuevo reto comunicativo, semiótico y hermenéutico de Podemos, que le ha llevado tanto a un evidente éxito mediático como a ser continuamente motejado de populista. Para ello, partiremos de la ruptura epistemológica llevada a cabo por Ernesto Laclau y Chantal Mouffe en el seno del marxismo e intentaremos acotar el campo de discursivo conjunto tanto de los medios reticulares que usa Podemos  (sobre todo los perfiles de Facebook y los hilos reddit de Plaza   Podemos ) como del tratamiento televisivo que ha recibido Pablo Iglesias en su tránsito de tertuliano a político en activo con especial atención a si su  puesta en escena obedece a los patrones del líder populista radical-democrático (al estilo de los líderes populistas latinoamericanos) o bien al líder mediático liberal-parlamentario (propio de las democracias noroccidentales) atendiendo no sólo una cuestión de audiencias y otros  patrones métricos, sino de estructura del sistema comunicativo y de posición enunciativa Palabras clave Podemos; Pablo Iglesias; Comunicación Política; Ernesto Laclau; Populismo  Abstract Podemos political breakthrough in the Spanish media and electoral landscape has brought not only a political but also communicative revolution. 15M   movement meant  the definitve crisis of the undisputed hegemony Broadcasting Model in politics, already verified in other areas of social communication. With its slogan "They don’t represent us," 15M   was primarily a process of enunciative dissolution. After 15M   movement Podemos is the only case of a comprehensive hybridization experiment between the  Broadcasting and the Reticular communication Model, trying to promote their synergy. The landing of Pablo Iglesias on television is crucial, because it is an attempt to do up the media-election statement with the popular-reticular enunciation. As a consequence Podemos is being built with the logic of an underground party in full media light. Our purpose is to study the Podemos new communicative, semiotic and hermeneutic challenge, which has led both to be considered a glaring media success and to be continually labeled as a populist party. To do this, we focus the epistemological breakin conducted by Ernesto Laclau and Chantal Mouffe within Marxist Theory and we’ll try to narrow the field of discursive set both the reticular means that Podemos uses (especially Facebook profiles and reedit trheads) and the television coverage received by Pablo Iglesias in transit from commentator politician with special attention to his staging reflecting patterns of radical-democratic populist leader (in the style of Latin  American populist leaders) or the media liberal-parliamentary leader (typical of the  North Western democracies) attending not just a matter of audiences and other metrical  patterns, but structure of the communication system and enunciative position  Keywords Podemos; Pablo Iglesias; Political Communication; Ernesto Laclau; Populism   Introducción. La operación Laclau: Hegemonía y Populismo. “Como hemos afirmado en otra parte, [(Laclau & Mouffe, 1987)] entendemos las lógicas sociales como involucrando un sistema enrarecido de enunciaciones, es decir, un sistema de reglas que trazan un horizonte dentro del cual algunos objetos son representables mientras que otros están excluidos” (Laclau, 2007: 150) La operación epistemológica y teórica llevada a cabo por Ernesto Laclau y Chantal Mouffe (Laclau & Mouffe, 1987) supuso una ruptura radical el materialismo ortodoxo marxista y con todos sus fundamentos ontológicos, que consistían en la certeza de unas clases sociales objetivamente existentes y, por ende, en una inexorabilidad de las leyes de la Historia. Es, pues, una apuesta de radicalización democrática  –es el término que ellos utilizan- que incorpora una  preeminencia de lo  político  sobre lo económico y que coloca en el centro del análisis el concepto de hegemonía , aceptando de buen grado la contingencia  de las operaciones políticas. Laclau parte de una conexión que transita desde el marxismo hacia la lingüística, el psicoanálisis y la filosofía del lenguaje contemporáneas para acabar postulando que “la sociedad no existe”, es decir, no es un objeto de estudio estable y predefinido como  querrían la economía y la sociología positivistas, de las que se nutre el neoliberalismo con sus estadísticas, sus encuestas y sus leyes del mercado. Pero tampoco está determinada por las leyes eternas de la relación entre las fuerzas productivas y la lucha de clases, como quedaba esperando el marxismo ortodoxo. No otra cosa está detrás de las luchas populares actuales en América Latina. Por esta razón, una parte de la sociedad ha de convertirse en representante de la totalidad, del  pueblo , a través de las batallas simbólicas y retóricas en un espacio de enfrentamiento democrático en el que las demandas sociales insatisfechas se articulan por un proceso de equivalencia que construye un nuevo antagonismo: lo que era una subordinación incuestionada, a través de estos desplazamientos de sentido, acaba viéndose como una opresión contra la que luchar. Es como consecuencia lógica de este giro epistemológico postmarxista que Laclau (2007) ha podido reivindicar posteriormente el término  populismo . Laclau primero, y después Mouffe (Mouffe, 1999, 2007) o Zizek (Zizek & Horvat, 2014) están haciendo ese trabajo de rescatar el  populismo para la racionalidad política. Es sobre esta base conceptual y teórica como hay que entender el fenómeno de la irrupción de Podemos  en el panorama mediático y electoral español, que ha supuesto no sólo una revolución política sino también comunicativa. Nuestro propósito, es estudiar el nuevo reto comunicativo, semiótico y hermenéutico que implica Podemos y que le ha llevado tanto a un evidente éxito mediático como a ser continuamente motejado de populista. Por cosiguiente, partiremos de la ruptura epistemológica llevada a cabo por Ernesto Laclau y Chantal Mouffe en el seno del marxismo e intentaremos acotar el campo de acción discursiva de Podemos  y su implementación de los principios del populismo como enunciación compleja. Y lo haremos a través del tratamiento televisivo que ha recibido Pablo Iglesias en su tránsito desde su posición de tertuliano a la de político en activo, con especial atención a si su  puesta en escena obedece a los patrones del líder populista radical-democrático (al estilo de los líderes populistas latinoamericanos) o bien al líder mediático liberal-parlamentario (propio de las democracias noroccidentales) atendiendo no sólo una cuestión de audiencias y otros  patrones métricos, sino de estructura del sistema comunicativo y de posición enunciativa  1. El 15M  , el paradigma  occupy  y la crisis de la democracia representativa El 15M  , no sólo fue el acontecimiento políticamente más relevante en España desde la Transición. También significó la crisis definitiva de la hegemonía indiscutible del  Modelo Difusión  (para este término, vid. Palao Errando, 2009) en política, como ya se había verificado en otros espacios de comunicación social. Con su “no nos representan”, el 15M   fue ante todo un proceso de disolución enunciativa. Recordemos, también, que no fue un fenómeno pintoresco e idiosincrásico, sino que se enmarcó en un flujo global que implicaba al movimiento occupy  o a las primaveras árabes. El caso es que el 15M   puso en primer plano la cuestión del uso estratégico y político de los medios ubicuos  (Dovey & Fleuriot, 2011; Ekman & Fuller, 2013) al servicio de intereses que no eran los del puro márketing político, como había supuesto el caso de las campañas de Obama, que esencialmente no fue otra cosa que un nuevo desembarco del Modelo Difusión en los canales reticulares digitales, al estilo de las que ya perpetraron las industrias culturales (y las otras) en la Web 1.0 (Palao Errando, 2004: 345 y ss.). Y ello conllevaba, así mismo, la sospecha hacia cualquier imagen de liderazgo, porque la figura que se pudiera tener del líder en las sociedades europeas, o bien era la del líder empresarial neoliberal o la del líder político profesionalizado y mediáticamente hipervisible, y ninguna de ambas se avenía en absoluto al espíritu del 15M  . El 15M   surgió, pues, como un movimiento sociopolítico radical : toma de la calle, método asambleario y renuncia premeditada a ser condensado y confinado en la figura de un líder mediático. Por ello, su principal eslogan,  No nos representan , no era una alusión a una formación política, ni a una tendencia ideológica, sino como protesta contra el sistema representativo propiamente dicho, en tanto que éste impedía a las ciudadanía el acceso a la participación política (Tormey, 2012). El 15M  , pues, no tuvo nunca una intención ni una proyección electoral. Nace justo en un momento en el que acaba un ciclo electoral de izquierda parlamentaria y en el que todas las encuestas vaticinaban una victoria irrefutable de la derecha en el siguiente ciclo de comicios. No se trataba de ir contra esta marea neoliberal en su terreno parlamentario, sino de plantear un terreno de lucha política participativa alternativo a la arena parlamentaria, cuyos engranajes estaban totalmente dominados por el emporio financiero y mediático a través del sistema partidista. Por eso, tal vez, ciertas voces del sistema empezaron a reputar el  15M   como un fracaso y le inocularon el ansia de éxito sustancializada en la imagen de una victoria electoral. El 15M   era simplemente emocional (Verdú, 2001) y ahí se agotaban sus posibilidades. El caso es que remitiendo a las categorías de Laclau -y cotejándolas con las tradicionales de la sociología crítica- lo que se ha consumado aquí es una ruptura enunciativa clave. Las nociones clásicas de la participación ciudadana como opinión  púbica o esfera pública  (Alejandro, 2013; Habermas, 1981; McCombs, 2006) quedaban dislocadas y aparecía una especie de anarquía hermenéutica  (Vattimo & Zabala, 2012), que tenía su principal plasmación en la toma de las plazas por la multitud, en un ejemplo de ejecución virtuosa (Virno, 2003) colectiva. Pero, y esto era lo más relevante desde un punto de vista comunicativo y virtual, en una impostación de lo que hemos llamado  Modelo Reticular   frente al broadcasting comunicativo o  Modelo Difusión (Palao Errando, 2009). Ello supuso un abordaje extenso de las diversas formas de ciberactivismo por los especialistas (Micó & Casero-Ripollés, 2013; Quodlibetat et al., 2012; Sádaba, 2012; Tascón & Quintana, 2012; Toret, 2014; Toret et al., 2013;Morell, 2012). Probablemente la idea de democracia monitorizada  (Feenstra & Casero-Ripollés, 2014; Feenstra, 2012) sea la que mejor describe, dentro de un paradigma reformista y ciudadanista, esa idea de una nueva democracia en el medio digital (Casero Ripollés, 2014; Subirats, 2011) que tiene como buque insignia affaire Wikleaks: las fuerzas que tradicionalmente controlaban las voces en los regímenes liberal-parlamentarios dejaban también de decidir monopolísticamente los silencios. El caso es que, independientemente de que el proceso haya afectado a todas las opciones partidarias y les haya obligado a recolocarse en el panorama digital, hay tres modelos que intentan responder a la demanda del 15M   articulando propuestas electorales que no obedezcan al patrón clásico, que habría dejado de ser representativo de la ciudadanía. Las Candidatures de Unitat Popular en Catalunya, optaron por un modelo de implantación social y asambleario, mientras que el  Partido X   estableció un sistema de predominancia digital y telemática. Lo que resulta evidente es la fe ciudadanista de estas opciones, que creen en la existencia objetiva de la sociedad, en la entidad ontológica de la esfera pública. Podemos  ha supuesto una opción distinta. Al no creer en su existencia plena, lo social puede ser siempre refundado creando un nuevo antagonismo . Por consiguiente, lo que vamos a propugnar en nuestro enfoque es un abordaje distinto: para nosotros, tanto el  pueblo  como la opinión pública son ficciones
Related Search
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks