El siglo XX como diacronía:intuición y comprobación en el caso de o sea

Description
Diachronic research has often made use of metalinguistic remarks made by “prestigious” speakers as a way to reconstruct past stages of a given language. The question arises as to what point these remarks can be considered objective. This issue is

Please download to get full document.

View again

of 32
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Graphic Art

Publish on:

Views: 9 | Pages: 32

Extension: PDF | Download: 0

Share
Tags
Transcript
  RILCE 30.3 (2014):985-1.016ISSN: 0213-2370 El siglo xx como diacronía: intuición ycomprobación en el caso de o sea 1 The Diachronic Study of the 20th Century:Spanish o sea and the Path from Intuition to Confirmation Salvador Pons Bordería Universitat de València. Grupo Val.Es.Co/IULMAFacultad de FilologíaAvda. Blasco Ibáñez, 32. 46010 Valenciasalvador.pons@uv.es RECIBIDO: 3 DE DICIEMBRE DE 2013ACEPTADO: 3 DE MARZO DE 2014 Resumen: Cuando la historia de la Lingüística hatratado de reconstruir estados de lengua de épocaspretéritas se ha apoyado, con frecuencia, en las in-tuiciones lingüísticas de hablantes consideradosprestigiosos. Dichas intuiciones se suponen, por logeneral, válidas, lo que contrasta con las preven-ciones metodológicas hacia los juicios de valor rea-lizados por hablantes en la sincronía actual. El pe-riodo situado alrededor de 1950 representa un puntoespecialmente interesante para comprobar hastaqué punto la intuición del lingüista se ve validada pordatos, ya que, por un lado, difiere en aspectos rele-vantes de la sincronía actual pero, por otro lado,está ampliamente documentado en corpus de re-ferencia, como el CORDE  . El presente artículo estudiará el alcance de esta cues-tión general a partir de las observaciones sobre la ad-quisición de valores modales en o sea realizadas porEmilio Lorenzo en 1997. La conclusión de este trabajoapoyará en general la intuición del lingüista, situarála evolución de o sea en un marco evolutivo y de gra-maticalización general y, desarrollando la propuestade Melis, Flores y Bogart, propondrá el siglo XX como . 985 Abstract: Diachronic research has often made useof metalinguistic remarks made by “prestigious”speakers as a way to reconstruct past stages of a gi-ven language. The question arises as to what pointthese remarks can be considered objective. This is-sue is addressed here by paying attention to the timespan between 1940 and 1960 and to Emilio Loren-zo’s remarks about the evolution of Sp. o sea . Loren-zo’s intuitions can be (dis)confirmed by checkingthem against the RAE  CORDE  corpus. Building on theconclusions extracted from o sea , the last part of thispaper establishes some methodological remarks re-garding the diachronic study of the 20th century. Keywords : Grammaticalization. O sea . 20th century.Discourse Markers. Reformulation Markers.espacio relevante para el estudio de la evolución dia-crónica de, al menos, los marcadores del discurso. Palabras clave :Gramaticalización. O sea . Siglo XX .Marcadores del discurso. Marcadores de reformu-lación.  RILCE 30.3 (2014): 985-1016986 l siete de enero de 1997, Emilio Lorenzo escribió un artículo en la ter-cera de  Abc  titulado “O sea”, en el que describía la evolución semánticadel marcador o sea que, a su juicio, se había dado en los últimos cin-cuenta años de su vida:En los años cuarenta estaba claro para mí lo que dicen todavía los dic-cionarios [se refiere a los usos reformulativos] […] pero en los niños de laposguerra, los de examen de ingreso, se estaba extendiendo un uso inci-piente, el de un «osea» (así escrito a veces) enfático que no aclaraba niexplicaba nada, porque servía de comienzo absoluto de la intervencióndel ingresante: «A ver, niño, dinos los ríos de España. – O sea, los ríos deEspaña son el Miño, el Duero…». Luego, en los años cincuenta observécómo este sarampión afectaba –¿o eran los mismos ya crecidos?– a losalumnos examinandos de reválidas de 4º y 6º. La progresión alcanzó des-pués a los alumnos de Facultad, a defensores de tesis y tesinas, a los opo-sitores de cátedras de Instituto y de Universidad. Rara vez, según mis no-tas, se había extendido el uso al ámbito periodístico o literario, pero suaparición en los medios audiovisuales le garantizaba difusión general.Esta propagación fue quizá la causa de que algunos escritores de presti-gio, parodiando a los «famosos» y a ciertos grupos de adolescentes, ex-tendieran el «vicio» a los segmentos terminales de la frase, con el valoraproximado del coloquial «Pues eso» o de «Eso es», con ciertas reso-nancias del desiderativo y religioso «Así sea». […] Pero la última evolución de esta volátil fórmula consiste en situarladetrás del término equiparado o de una frase, con intención jocosa, a ve-ces paródica –ya queda dicho–, movimiento táctico favorecido por algu-nos escritores, en especial por F. Umbral («una película facilona y perio-dística, de actualidad, a base de corrupción, armas, servicios… la actuali-dad, o sea, pasada por la comedia»). Del mismo escritor: «…Mingote erade izquierdas. O sea». […] Si no se trata de una errata, la última etapa de la ascensión social deesta juguetona fórmula parece haberse consumado pues en el pasaje si-guiente del libro de P. Urbano […]«…Si un Rey te dice que hay que serprofesional y ganárselo cada día […] te está diciendo que un «piernas»no puede ser rey […] que la Corona hay que trabajársela cada día de cadames de cada año […] y que si el pueblo le vuelve la espalda, tiene que liarlos bártulos y marcharse a su casa. O sea…». PONS BORDERÍA. EL SIGLO XX COMO DIACRONÍA  E  En una primera lectura, la información que ofrece Emilio Lorenzo se puede con-siderar una descripción sincrónica de los valores que está asumiendo o sea en es-pañol actual. Y así ha sido interpretado por los investigadores que han descritolos valores actuales de este marcador (Briz 2001). Sin embargo, las palabras dellingüista salmantino pueden cobrar nueva vida, tal vez más azarosa, si el sentidode la lectura no es sincrónico, sino diacrónico. Al fin y al cabo, lo que Emilio Lo-renzo describe es la percepción que ha tenido a lo largo de su vida del uso de estemarcador y, siguiendo el viejo aserto dialectológico, en el habla de las generacio-nes más mayores es posible rastrear la diacronía en la sincronía. Dado que las ob-servaciones de Lorenzo cubren el periodo comprendido entre 1940 y 1997, unarelectura diacrónica de las mismas revela las siguientes afirmaciones:a) Hasta 1940, o sea mantenía su valor “recto”, de reformulación para-frástica, descrito en los diccionarios.b) En dicha época surgió una innovación restringida a la generación más joven, que fue imponiéndola a medida que creció.c) Dicha innovación consistía en la adquisición de un valor formulativoen o sea para la posición inicial.d) Tal valor solo estaba activo en posición inicial de intervención/dis-curso. 2 e) El valor modal se expandió entre los hablantes durante el periodo com-prendido entre 1940 y 1960, y fue adquiriendo prestigio social.f) En el mismo periodo, el valor modal amplió sus contextos de uso y seextendió a la posición final de las intervenciones.g) La posición final activó un valor independiente (marcado mediantepuntos suspensivos), de carácter conclusivo, que se habría desarrollado apartir de los años ochenta del pasado siglo.Las causas de dicho cambio, en palabras de Lorenzo, serían gramaticales y so-ciales, pero no guardarían relación “con la lógica del idioma”:[En] el escueto «o sea» que nos ocupa […] podemos advertir, por un lado,un desplazamiento gramatical al parecer imparable en España, y por otroun ascenso literario, acaso efímero, acaudillado por plumas de prestigio,sin conexión lógica explicable con las pautas de la evolución lingüística.Por todo ello, concluía el autor que: RILCE 30.3 (2014): 985-1016987 PONS BORDERÍA. EL SIGLO XX COMO DIACRONÍA   RILCE 30.3 (2014): 985-1016988 […] Sería interesante seguir documentalmente el proceso de penetración y ascenso de un nexo que captado como preámbulo de hace 50 años porparte de la población infantil, más receptiva de lo que se cree a las modas,se ha convertido en rasgo estilístico imitado en España con desigual in-tención por plumas y personas prestigiosas. El ingente acopio de datos lé- xicos que hoy patrocina la Real Academia Española […] acaso no bastepara explicar este fenómeno, eminentemente sintáctico, cuya génesis y de-sarrollo ulterior podrían despejar cuestiones nada claras de la evoluciónlingüística y del alcance social de esta curiosa, aunque no infrecuente, ano-malía de la sintaxis española, que se me antoja por el momento, social y geográficamente, restringida. Una interpretación individual como la pre-sente no deja de ser más que un comentario impresionista.El “comentario impresionista” de Emilio Lorenzo sugiere una interesante hi-pótesis con implicaciones tanto para el estudio actual de los marcadores deldiscurso como para los trabajos sobre gramaticalización. Por ello, recogiendoel guante lanzado por el lingüista salmantino hace casi veinte años, nos dispo-nemos a comprobar sus impresiones con la misma herramienta que él mismosugirió: los corpus CREA  y CORDE  de la RAE . Esperemos que de este diálogo di-ferido se deriven conclusiones aplicables al estudio lingüístico del español.1. O SEA ENLASINCRONÍAACTUAL Gracias al trabajo descriptivo desarrollado en los últimos veinte años –para-dójicamente, solo desde poco antes del artículo de Emilio Lorenzo–, y quecuenta con aportaciones como las de Cortés Rodríguez (1991), Schwenter; Martín Zorraquino/Portolés; Briz (2001, 2002); Cuenca (2001, 2003);Cuenca/Bach; Murillo; Garcés (2008, 2009) o López Serena/Loureda, entreotros; así como con los diccionarios DPE  , DPDE   y  DCOE  , 3 existe un consensoacerca de los principales valores actuales de este marcador, que se pueden re-sumir del siguiente modo:a) Reformulador parafrástico, tanto autoiniciado (autorreformulación)como iniciado por otro(s) (heterorreformulación).b) Reformulador no parafrástico, tanto en auto- como en heterorrefor-mulaciones.c) Conclusivo. PONS BORDERÍA. EL SIGLO XX COMO DIACRONÍA   d) Modal (valor de refuerzo).e) Modal (valor atenuativo).f) Formulativo.Los ejemplos (a) a (f) ilustran dichos valores:a) Confía en sus amigos, o sea , en los que lo apoyan cuando los necesita.b) Confía en sus amigos, o sea , en esos sinvergüenzas que se ríen de él.c) Ha empezado a llover; o sea , que no vamos a ir a la playa.d) ¡Y va y me dice que no! O sea... e) O sea , no creo que esté bien eso.f) G: con- o s(e)a con- dos cervezas- con dos tercios ya no puedes conducir. Además, o sea funciona en la actualidad como elemento no marcado delcampo de los reformuladores, lo que implica que se trata del marcador conun mayor número de distribuciones, del que está menos restringido por el re-gistro, del más difundido entre los hablantes de español y –este es el puntoque más nos interesa ahora– del que tiene una mayor capacidad para des-arrollar polisemias: o seaes deciresto esa saber  Paráfrasis + + + +Consecuencia + + - -Valores modales + - - -Valores formulativos + - -- Tabla 1: Paradigma de los marcadores reformulativos más frecuentes del español¿Qué lugar ocupan en esta descripción sincrónica las observaciones de EmilioLorenzo? Si su intuición es cierta, los valores modales y formulativos de o sea (casos d  a  f  ) se habrían desarrollado en los últimos setenta años, lo que signi-ficaría que la visión actual del marcador descrita en la bibliografía es el puntofinal de un proceso que, considerando los tiempos de la evolución del lenguaje,acaba de llegar a su fin. RILCE 30.3 (2014): 985-1016989 PONS BORDERÍA. EL SIGLO XX COMO DIACRONÍA 
Related Search
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks