Educación e Innovación: ¿cómo construir un futuro para todos?

Description
Se aborda la estrecha relación existente entre los procesos educativos y la actividad innovadora, junto con la incidencia compleja que ambos fenómenos ejercen sobre la dinámica del desarrollo de las naciones. Partiendo de la idea cardinal de que la

Please download to get full document.

View again

of 5
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Pets & Animals

Publish on:

Views: 9 | Pages: 5

Extension: PDF | Download: 0

Share
Tags
Transcript
  I It ) ~= l. Introducción ~nivel planetario estamos vivien-. o una poderosa transición so-cial, económica y política que, entre otras cosas, se caracteriza por el abandono del modelo de desarrollo industrialista y la aparición de patrones de desempefio totalmente nuevos, englobados dentro de ~o q~e cada vez se conoce más como socIedad del conocimiento (Sakaiya 1995 . Si bien este proceso en nuestras latitudes dificilmente puede asumirse de ma~era mecánica (como si no existieran radIcales diferencias entre nuestros países y los desarrollad,os, en particular en t~r~o a temas tales como las historias v~v~das los valores culturales y las con diCIOnes concretas de existencia), tampoco se trata de circunstancias que pue-  4 * Universidad Simón Bolívar Educación e Innovación , . ¿como construIr un futuro para todos? jesús Peña edillo dan ser observadas como algo que no nos atafie, como algo que no nos está p~sando a nosotros. Cualquier estrategIa de desarrollo de nuestra sociedad pasa por el necesario abordaje de esta transformación en el modo de concebirse y fundamentarse el sistema social econ~mico y político a escala global: atendIendo a que este cambio de lógica no debe. verse sólo como un reto peligroso, S nO que en sí mismo puede ser una gran oportunidad, Nunca como hoy en día, el desarroll? económico de una nación ha depen dIdo tanto del conocimiento, la creativi dad y la capacidad de innovación que Año / Vol. - 1999 DpCld t V := Abfer ésta posea. Sin duda, innumerables fac-tores internos y externos (dominios co- O Nunca como hoy en loniales o neo imperiales, desastres na- día, el desarrollo económico turales, turbulencias intestinas, etc.) de una nación ha dependido siempre jugarán papeles de importancia tanto del conocimiento, la a la hora de identificarse las circunstan-cias particulares que cada sociedad atra- creatividad y la capacidad de vi esa en el transcurso de su existencia innovación que ésta posea . pero la manera como esos avatares so~ abordados y resueltos, la forma como las sociedades o bien son sometidas a rigores que le parecen insuperables, o bien salen victoriosas ante las más formidables desgracias, depende en buena medida de c mo en su seno se aborde la tarea de generar conocimientos y pro- pici r la innov ción (Mokyr, 1990; Benko, 1974). dominio del conocimiento y el desarrollo de las capacidades de innovación es dentro del todo, una meta más ccesibl~ (por tratarse de un campo de muy reciente estructuración) y más adecuad(dada su previsible preponderancia fu- tura), si todavía aspiramos a superar la situación de desventaja en que se encuentran nuestros pueblos. No sólo el desarrollo general de las Pero no se trata de ninguna manersociedades se ve influenciado por las de una tarea fácil. Se debe reconocer u~ capacidades creativas e innovativas nos encontramos en el período de cam·también las cosas más sencillas vincula~ bio más rápido y profundo que haya vi· das con el trabajo y la convivencia so-vido jamás la humanidad y para aprove·cial de los ciudadanos se sustentan en charlo (o en todo caso, para no rezagar· la combinación particular que se posea nos aún más) debemos entender que soro no de esos elementos, necesarias nuevas habilidades y destre Ciertamente, ya la carrera por la in-zas, y más altos niveles de competenci¡ dustrialización se encuentra perdida. tanto a nivel individual como colectivo Desde la perspectiva de cualquier teoría 2 Globalización e innovación: del desarrollo, bien sea cumpliendo las Inserción acrítica o premisas rostowianas para el despegue transformadora (Rostow, 1960), o a través de la supera-La orientación prevaleciente del cam ción de la dependencia (CEPAL, 1950), o bio en los sistemas socio-económicos: gracias a la creación de confianza nivel global, permite confirmar que ni (Peyrefitte, 1996), etc., perseguir un de-se trata de un torbellino fuera de con sarrollo fundado en el industrialismo nos trol, sino que ha sido realmente una elec colocaría, en el mejor de los casos, en ción deliber d de las sociedade~ una situación de éxito precario, obser-específicamente las desarrolladas, co vando como nos incorporamos a un el fin de preservar y desarrollar aun má mundo que ya ha sido dejado atrás por su riqueza económica. La mimesis, prc las naciones más avanzadas. Lograr el bablemente temporal, entre democraci Año III / Vol. III - 1999  26 I r[ , lt  ~A~ier ~ ~~ ~~~~~~~~~~~~~~~~~ y bera ll mo que ha cnstalizado en las sos y fuerzas para vigilar a los excluidos y disidentes. Y justamente, el proceso globalizador tanto en los países desarrollados como en los nuestros ha generado amplios espacios de exclusión (dando srcen a la 'sociedad de dos tercios' privilegiados en las naciones opulentas y como contrapartida, produciendo niveles de pobreza crítica superiores a los dos tercios, en el antiguo 'tercer mundo'). últimas décadas del siglo XX (Peña ed i 110 , 1999), es el espacio político y económico privilegiado para garantizar a escala planetaria el libre flujo de dinero y mercancías, un objetivo económico que claramente tiene sus dolientes muy bien identificados y que constituye, más a ll á de la parafernalia tecnológica, el nú cleo duro del proceso globalizador (Petrella, 1998). A la luz de estas consideraciones, es Por ello adquieren relevancia las te-imposible plantear nuestra inserción en sis de que la inserción acrítica en el pro-ese proceso bajo los mismos parámetros ceso globalizador tiene como destino que guían a las sociedades más opulen- anunciado una probable prosperidad taso Pero de igual manera debe recono-pasajera para las élites, con la creciente cerse que el proceso globalizador se en-marginación del grueso de la ciudadanía cuentra apuntalado no sólo por la ac-y la consecuente ruptura del contrato ción deliberada de quienes lo aúpan, social. Esta situación es particularmente sino también por un impulso inercial ya grave cuando se trata de toda una gene-logrado que lo ha hecho el proceso do-ración que no recibe de sus predeceso- minante, todavía con espacio para res condiciones adecuadas para la reali-desplegarse con incluso más fuerza. zación de sus aspiraciones, en ese caso En un esquema como éste, la capaci-nos encontraremos ante individuos difí-dad de generar, aplicar y difundir conoci-cilmente ganados para dejarles algún le-miento se ha hecho crucial, haciendo que gado a sus descendientes (v.g. seguri-la innovación aparezca como unf ctor dad socia ), rompiéndose así el contrato determinante para avanzar y para cons intergeneracional. Iruir bases sólidas que apuntalen la pro Agreguemos a lo dicho en nuestro ductividad y competitividad (Vegara, lado del planeta los procesos de forma-1989; Porter, 1994; Higgins, 1995). ción para la inserción de los individuos Pero no todo es 'brillo dorado alre-en la sociedad presentan deficiencias de dedor de estos procesos. Un elemento amplio alcance. De hecho, en los países sustancial adicional debe ser menciona-subdesarrollados la población estudian-do: mantener la cohesión social siempre til con problemas en el sistema educati-ha sido reconocida como una pre-con-vo dista mucho de ser una minoría sien-dición para el mejor despliegue de la pro-do una completa realidad la exclusión de ductividad y la competitividad, ya que una gruesa proporción de nuestra po-s in cohesión social el destino del siste-blación joven de los procesos sociales ma socio-político se encontrará siempre y económicos fundamentales. Más aún, en peligro, obligando a distraer recur-si consideramos las condiciones que ño 1II / Vol. 1II -1999 ebd tc ~~~~~~~~~~~~~~~~~~ bier ~ ciedad (objeti vo y tradicio- nal asociado al despliegue del nuevo paradigma), sino tam bién y funda- mentalmente para propici r exige el proceso de transformación actual, tendríamos que señalar que incluso los jóvenes que ya están incorporados al sistema educativo (y que no están preparados para el futuro) también forman parte de esta población marginada. La magnitud de nuestros problemas de inserción-exclusión en particular los que afectan a la población joven, hace que el tema de la cohesión social necesaria para enfrentar los actuales procesos de transformación de la humanidad y los retos que impone a nuestras expectativas de desarrollo, tenga que ser incorporado como asunto central en la discusión sobre los procesos de innovación y sus peculiaridades en nuestras latitudes. el surgimiento de valores de largo aliento que construyan y den solidez al tejido mismo de la sociedad en un sen-tido cónsono con los retos del presente y del futuro de nuestras sociedades. 3 El reto de la educación A partir de lo dicho, queda claro que el reto de estos momentos para nuestra educación no puede ser reducido a un intento por resolver los múltiples problemas que a nivel elemental nos inundan (desde las altas tasas de analfabe tismo que todavía soportamos, hasta los índices inaceptables de deserción escolar, pasando por la desactualización generalizada de los currícula, la falta de personal docente adecuadamente instruido y motivado, la muy dispar capacidad de acceso a los diferentes niveles Es utópico copiar las recetas de las naciones desarrolladas acerca del desarrollo de jóvenes emprendedores, de cómo el libre mercado orienta de manera óptima los recursos Y acerca de cómo la iniciativa individual despliega las más amplias capacidades de innovación. Necesitamos innovar en el terreno de cómo innovamos en nuestras sociedades, y a nuestro entender, la constitu-ción de un tipo particular de redes y for-educativos, etc.). mas de actuar (que más adelante descri- De lo que se trata es de resolver si-bimos) alrededor del sistema educativo multáneamente estos problemas y los puede damos respuestas más cercanas referidos a la generación de capacida-a nuestros valores culturales, a nuestra des sociales de innovación, la consoli-forma de ser. dación de esquemas institucionales que El sistema educativo aparece a nues-promueven la generación del conoci-I miento, y la actualización y adecuación tros ojos como esencial, no só o para superar los problemas de inserción so-de los sistemas (tecnológicos, organiza-cial (los objetivos tradicionales más in-cionales, sociales y psicológicos) de mediato y elemental) o para desarrollar manejo y difusión del conocimiento. Se las capacidades innovativas de los indi-trata de una ingente tarea que requiere viduos y grupos que componen la so-muchos recursos, pero esa es la tarea. ño 1II / Vol. 1II -1999  2 a [ >rbcl t r = Abier ~ ~ o El reto cierto del desarrollo es alcanzar para nuestra sociedad los niveles de vida más avanzados para el momento histórico que nos corresponde vivir, sin poner en riesgo nuestra identidad como pueblo y nues tros valores como nación soberana . Hacer solo lo mínimo, enfrentamos sólo con los problemas más urgentes de acceso a la alfabetización o a la escuela obligatoria básica, siendo mucho es muy poco para el momento actual. Incluso haciéndolo bien, hacer sólo eso es condenamos a ir a un ritmo inferior al que exigen las circunstancias, ya que, en términos relativos, estaremos queda ndo siempre más atrás de los estándares de vida que la civilización occidental (en la que queramos o no nos encontramos inmersos) ha alcanzado. ¿  caso se merecen menos nuestros pueblos? El reto cierto del desarrollo es alcanzar para nuestra sociedad los niveles de vida más avanzados para el momento histórico que nos corresponde vivir, sin poner en riesgo nuestra ide ntid d como pueblo y nuestros valores como nación soberana. Un elemento crucial en toda esta situación es que la educación se adapte para asegurar que los jóvenes tengan la oportunidad de adquirir las habili-dades y competencias necesarias para este momento y elfuturo. Muchos elementos tienen que ver con esta tarea: la modernización tecnológica, la acredita-ción docente e institucional, la creación de normas y valores que se arraiguen en la cultura, etc. Nos concentraremos aquí en discutir cómo los sistemas educativos pueden responder a este reto, apuntando a lo que consideramos clave: el desarrollo de un sistema educativo in-clusivo que ofrezca oportunidades re-currentes. 4. Educación y espacios de innovación Comenzaremos con una afirmación: las escuelas deben tomar en sus manos la tarea de construir y liderar nuestra transformación. Ellas deben ser el pivote para desarrollar nuevas formas de aprendizaje y nuevas maneras de relacionarnos. Su nuevo rol debe extenderse más allá del papel de vehículo para la transmisión de conocimientos y del saber-hacer , para llegar a convertirse en las organizadoras de los más amplios procesos de aprendizaje social. En el fu- turo deberán constituirse en elementos capaces de intercambiar con habilidad y rapidez los contextos en que se producen los aprendizajes, aprovechando recursos hoy en día considerados ajenos a la escuela, y que se encuentran disponibles en el mundo del trabajo, en las comunidades y en otros sectores de la sociedad (Welbers, 1999). La educación debe cambiar si se desea que la gente joven desarrolle su iniciativa propia, para que el aprendizaje se pueda realizar en contextos muy variados, y para que éste se lleve a cabo solo durante la enseñanza obligatoria, sino a lo largo de toda su vida. El reto de la educación es, por tanto, form r a los jóvenes con un capacidad vitalicia para aprender. ño 1II / Vol. 1II -1999 1 Dpc J t v ~~~~~~~~~~~~~~~~~Abier 1  En este sentido, los objetivos para la educación aparecen como dobles. 1 Adaptarse a los requerimientos de los cambios acelerados del momento. 2. Construir un sistema que ofrezca oportunidades repetidas para los individuos, no solo a través de su escolaridad sino en su vida laboral. La estrategia posible parece tener varias vías. Aquí enumeramos las que pueden considerarse centrales (Welbers, 1999; Graterol, 1996 : a Eliminar los modelos educativos basados en la filosofía de el fracasa- do necesario Los modelos educativos basados en la filosofía de el fracasado necesario suponen que es correcto y necesario que siempre haya integrantes del sistema que deban fallar. Gracias a ello todos tenemos garantías de que los que superan las etapas están bien, sólo así confiamos en que han sido forzados a lograr mínimos que los faltantes no han superado. Desde esta perspectiva, el sistema formal es el último, sino único, chance para ingresar al circuito de actividades sociales y económicas reconocidas. Pero la escuela no debe ser sólo una oportunidad para superar obstáculos, la escuela debe tener una responsa-bilidad. Es por ello que la primera gran esfera de transformación debe apuntar a la construcción de un ethos que considere inaceptable el que alguien deba ser excluido por la mera exigencia lógica del sistema. La escuela debe construir una imagen que haga confiable la percepción de que para todos hay un camino. b) Estimular el aprendizaje a lo lar go de toda la vida Los jóvenes deben desarrollar una competencia clave: la capacidad de aprender continuamente, sobre la marcha, durante toda la vida. Esta competencia se construye alrededor de varias habilidades, entre las que destacan la de sentir y evaluar sus propias necesidades de aprendizaje, y la de planear un proceso de aprendizaje vitalicio como guía para su propio futuro. Se trata, en última instancia, de desarrollar la habilidad para plantear-se y avanzar en un proyecto de vida. c) Ofrecer oportunidades recu- rrentes Una de las grandes transformaciones que debe emprenderse es convertir el sistema educativo en un sistema que asegure oportunidades repetidas a través de toda la vida escolar, para que los participantes puedan adquirir las competencias que requieran al más alto grado posible. Estas oportunidades deben ser ofrecidas independientemente del nivel de partida y deben estar orientadas a los diferentes tipos de habilidad. No todos tendrán éxito en el mismo grado, pero que todos tengan éxito en alguna medida seria un resultado extraordinario derivado de la creación de un ambiente de aprendizaje (no de enseñanza) con un ethos que promueve el éxito de todos y con la visión clara en la construcción de proyectos de vida. Un modelo de oportunidades recurrentes debe constituirse alrededor de ño 1II / Vol. 1II -1999  30 lit, 1\ 1   ¡  I J plllll 'S spcciales para los que no se Id ' (¡un al modelo formal. Son esen cialcs la combinación del aprendizaje cn lu gares de trabajo, junto con entrena mi ento práctico en instituciones vocacionales y períodos de permanencia en las líneas escolarizadas formales. Se deberían preparar como programas transversales que permitan el tránsito rápido de la escuela al trabajo y viceversa. Son alternativas que no deben ser vistas como de segunda, para los fracasados. Se trata de construir espacios para los diferentes (la mayoría) que no se están adecuando (y que no tienen porqué hacerlo) a la escolaridad que hoy día consideramos como normal. Se trata de las opciones , pero que estarán disponibles para todos. A través de ellas se intentarían capitalizar flexibilidad sin perder cercanía con la corriente de educación formal. Se trata, en fin, de tender puentes en ambas direcciones, no de cons truir ghettos o salidas por la puerta trasera. d Modificar las estrategias peda- agrupamientos sociales, etc., todo debe ser rediseñado en función de esta transformación. Se trata, por ejemplo, de construir una relación más adulta entre estudiantes y profesores; y esto implica, en tre otras cosas, un cambio de actitud del docente y de su enfoqu e metodológico. Los docentes deben ver en el desarrollo de la autoestima y la autoconfianza su principal objetivo. Los jóvenes deben apreciar que ellos puedan hacer uso activo de lo conocen ... Y esto debe hacerse procurando estándares de clase mun dial e) Desarrollar nuevas estructuras los espacios de innovación Junto con los cambios en la filosofia, los objetivos y los métodos, deben procurarse nuevas estructuras de cooperación (que no nuevas organizaciones burocráticas). A través de ellas se deben superar las barreras administrativas en la colaboración de las comunidades, escuelas, universidades, organizaciones juveniles, empre sas y oficinas públicas de trabajo, gógicas familia, etc. e trata de movilizar ca- Todo lo dicho afecta las estrategias pe- pacidades innovativas y de miadir dagógicas, ahora éstas deben estar valor y liderazgo  no se trata de nin-orientadas al éxito, pero no desde la guna manera de crear dependencia. perspectiva de ganar una competen-Por lo general, los socios participantes cia (la sobrevivencia del más apto), en estos espacios colaborarían alresino orientadas a generar un entorno dedor de un plan de acción, de pro-de solidaridad y apoyo, más cercano yectos comunes, etc. La idea es pro- a nuestra idiosincracia. veer un punto de partida para catalizar La evaluación de la docencia, la organi-y diseminar la innovación. A través zación del currículum, el tratamiento de este tipo de redes se hace posible de los individuos y los grupos, el pa-desarrollar un sistema coherente que pel de las comunidades y de otros involucre educación, entrenamiento, Año / Vol. - 1999 vba tf Abier ~ caras de una misma moneda. Es el reto que debemos enfrentar para abordar con certeza el camino del desarrollo sin apelar a soluciones del pasado, ajenas a los tiempos que corren, pero igualmente sin atender a los cantos de sirena que nos solicitan rendir nuestros valores y ser lo que no somos. puestos de trabajo y soporte para los que se encuentran en desventaja. Actividades concretas organizadas alrededor de proyectos para cambiar currícula, para el desarrollo de personal, para la promoción intercultural, para el combate contra la intolerancia, etc., se pueden hacer comunes y ampliamente compartidas. ¿Utopía o posibilidad real? Para nosotros la educación para innovar y la innovación en la educación son las dos 5. Bibliografía Todo indica que una transformación de este tipo necesariamente será lenta, pero justamente por ello debemos emprenderla a toda velocidad 1.1 ) Benko, ran~ois (1974). Las fuentes de la civilización tecnológica . Caracas, Universidad Central de Venezuela. CEPAL (1950). The economic development of Latin ~merica ~nd its principal problems . Santiago de Chile, Organzación de las NaCiones Unidas. Graterol, Martin (1996). Paradigmas y creación de conocimiento en naciones neocoloniales: cuando los paradigmas transferidos dificultan ver lo dado . Ca racas, Tropykos, Universidad de Carabobo. Higgins, J. (1995). Innovate or evaporate. The New Management, New York. Mokyr, Joel (1990). The lever ofriches. New York Oxford University Press. Peña Cedillo, Jesús (1999) Mimesis de la Democracia y el Liberalismo en el Siglo XX. Doctorado en Ciencias Políticas, Universidad Simón Bolívar. Caracas, USB (material mimeografiado). Petrella, Ricardo (1998). Internet: village planétaire ou tour de Babel? Québec, Le tour d y voir. Peylrefitte, Alain (1996). La sociedad de la confianza. Barcelona (España), An drés Bello. Porter, Michel (1990). The competitive advantage of nations. New York The Free Press. Rostow, W. (1960). The process of economic growth . Oxford, Academic Press. Sakaiya, Taichi (1995). Historia del futuro: la sociedad del conocimiento . Santiago de Chile, Editorial Andrés Bello. Vegara, J. (1989). Ensayos económicos sobre innovación tecnológica. Madrid, Alianza. Welbers, Gerhard (1999). Innovación for inclusion: ensuring access and participation for al . p.NWW document]. URL hUp://ncrve.berkeley.edu/MDS1 073/ MDS-1073-Chapter-7.html. Consultado el 06-06-99. Año / Vol. - 1999  32 D fi   ld t  A1:11er Il esumen ___ __ ______ jesús Peña edillo Educación e innovación: ¿cómo construir un utu- ro para todos? Se aborda la estrecha relación existente entre los procesos educativos y la actividad innovadora, junto con la incidencia compleja que ambos fenómenos ejercen sobre la dinámica del desarrollo de las naciones. Partiendo de la idea cardinal de que la manera como las sociedades abordan sus tareas de transformación depende de cómo en su seno se asumen los procesos de generación, difusión y uso del conocimiento, se reconoce que la innovación es un factor determi nante para avanzar y para construir bases sólidas que apuntalen la productividad y la competitividad Palabras clave: Educación, Innovación, Transformación social Education and innovation How to build a future I or everybody? The closed relationship between educational processes and innovative activities, jointly with the complex incidence that both phenomena exert on dynarnics related to the development of countries is approached. Starting from the major idea that the way how societies deal with their tasks involving transformations depends on how the processes of generation, diffusion and use ofknowledge are brought forward. It is admitted that innovation is a determining factor in progressing and building solid basis to support productivity and competitivity. Key words: Education, Innovation, Social transformation. Erziehung und Erneuerung: ie kann ür alle die Zukunft gebaut werden? Die enge Beziehung zwischen den Erziehungsprozessen und der ErneuerungsaktiviHit werden zusammen mit der KomplexiUit untersucht die beide Phanomene auf die nationale Entwicklungsdynamik ausüben. Ausgehend vom Hauptgedanken, dass die Form, mit der die Gesellschaften die Veranderungsaufgaben angehen, von den Prozessen der Erzeugung, Verbreitung und Gebrauch der Kenntnisse abhangt wird anerkannt dass die Emeuerung ein entscheidender Faktor fur den Fortschritt ist und um eine feste Basis fUr die Produktivitat und Kompetenzfáhigkeit zu bauen Schlüsselw6rter: Erziehung, Emeuerung, Gesellschaftsveranderung Año 111 / Vol. 111 -1999 La Universidad entral de Venezuel y las ulturas Residenciales Populares . un asunto estrateglco l propósito de este artículo es c:: el colocar de relieve, la nece-sidad de que las universidades tomen en cuenta las culturas residenciales populares las culturas que realizan los sectores populares en los luga-res donde residen) ya su vez seña-lar lo descuidado que se encuentra esta relación en la U V \ _ onocer el pueblo como asunto estratégico En estos finales de la década de los noventa, ya es un lugar común acepta do en las ciencias sociales y en los dife rentes nichos de pensamiento, la con vicción de estar en presencia de un cambio cualitativo en los procesos de acumulación capitalista, en los mecanismo de transferencia de valor y hasta en el concepto de riqueza de las naciones. Se asevera que dada la etapa posindustrial que vive el capitalismo * Universidad Central de Venezuela. Enrique lí Gonzdlez Ordosgoitti   mundial, la riqueza se mide no tanto en las materias primas que pueda disponer un país, sino en el valor agregado a las mismas, que no es sólo ni fundamentalmente, la industrialización Y su conver sión final en bienes de consumo, sino en la capacidad de informatizar y comunicar masivamente los productos. Asistimos al ascenso del conocimiento, la información y la automatización, a los lugares punta de acumulación mundia l El conocimiento ha devenido de simple insumo a contenido principal. LSociedad Civil del Conocimiento es u Año / Vol. 111 -1999
Related Search
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks