ADMINISTRACIÓN PARENTERAL DE MEDICAMENTOS: CONCEPTOS GENERALES

Description
ADMINISTRACIÓN PARENTERAL DE MEDICAMENTOS: CONCEPTOS GENERALES

Please download to get full document.

View again

of 7
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Food & Beverages

Publish on:

Views: 8 | Pages: 7

Extension: PDF | Download: 0

Share
Tags
Transcript
  ADMINISTRACIÓN PARENTERAL DE MEDICAMENTOS: CONCEPTOS GENERALES Carolina Botella Dorta. Médico de Familia. C. S. La Laguna-Mercedes. Servicio Canario de la Salud. INTRODUCCIÓN El término parenteral hace referencia a la vía de administración de los fármacos. Esto es, atravesando una o más capas de la piel o de las membranas mucosas mediante una inyección. La vía parenteral es diariamente empleada en atención primaria en multitud de situaciones (ver tabla 1).  A la hora de administrar una medicación se debe de actuar sistemáticamente, cumpliendo una serie de pasos: • Preparar el material necesario. • Preparar el medicamento. • Elegir el lugar de inyección. •  Administrar el medicamento. La preparación del material y la del medicamento, salvo pequeñas particularida-des, suelen ser comunes a los cuatro tipos de vías parenterales. La elección del lugar de inyección y la administración del medicamento ya sí que son específicos de cada vía parenteral. En este documento se trata de cómo se han de llevar a cabo los dos primeros pasos para la administración parenteral de los medica-mentos. PREPARACIÓN DEL MATERIAL NECESARIO PARA LA ADMINISTRACIÓN PARENTERAL DE LOS MEDICAMENTOS En general, es el siguiente: antiséptico, jeringuillas, agujas, gasas o algodón, guantes y, si la vía es la intravenosa, se añadirán el equipo de perfusión, el torni-quete y los sistemas de fijación. Todo el material debe ser desechable y aquél que precise estar estéril debe de venir envasado adecuadamente. El antiséptico  más recomendable es el alcohol etílico al 70%. Su eficacia es del 90% si se deja dos minutos, mientras que si se hace una friega rápida es del 75%. En caso de no disponer de alcohol se puede emplear la povidona yodada, aunque siempre es mejor utilizar un antiséptico incoloro, ya que ello nos permitirá observar con mayor facilidad cualquier posible complicación (eritemas, sangrado, etc.). Las jeringuillas  poseen tres partes: un cono para conectar la aguja, un cuerpo milimetrado con una lengüeta de apoyo y un émbolo con otra lengüeta de apoyo.    Una vez extraída la jeringuilla de su envase, debemos de seguir conservando la esterilidad del cono y del émbolo (de éste solo se debe de tocar la lengüeta a la hora de manipularlo). Existen jeringas de diferentes capacidades: 1, 2, 5, 10, 20 y 50 ml respectivamente, siendo la cantidad de fármaco que hemos de adminis-trar la que determinará su capacidad. Las jeringuillas de 50 ml se usan normal-mente para las bombas de perfusión portátiles, careciendo entonces de cono. Las agujas  están formadas por un cono y por una parte metálica. Una vez ex-traídas del envase, se deben de seguir conservando estériles tanto la parte me-tálica como la parte del cono de la aguja que conecta con el cono de la jeringui-lla. A la hora de preparar el material se debe de tener en cuenta que vamos a precisar dos agujas: una para cargar el medicamento en la jeringuilla y otra para administrarlo. No se aconseja administrar el fármaco con la misma aguja con la que se carga la medicación ya que: •  Al haber más manipulación es más probable que se pierda la esterilidad. •  Al realizar el procedimiento de carga la aguja se puede despuntar con lo que, si empleamos esa misma aguja para administrar el medicamento, la técnica va a ser más dolorosa. Si por alguna razón no disponemos de agujas de carga, usaremos para ello la de mayor calibre de las que tengamos. Con respecto a las partes de la aguja, es interesante remarcar los siguientes as-pectos: Cuerpo milimetrado Cono para la aguja Lengüeta de apoyo Lengüeta de apoyo Émbolo Parte metálica Cono  La parte metálica  va a variar según la vía a emplear, de tal modo que para cada caso se debe de utilizar un calibre, una longitud y un bisel adecuado: • El calibre  se refiere al diámetro de la aguja, el cual viene medido en “números G”: a mayor calibre, menor “número G”. • La longitud   variará según el número de capas de tejido a atravesar: a mayor número de capas, mayor longitud de la aguja. Nuestra elección también estará condicionada por el tipo de paciente a tratar: adultos, lactantes, es-colares, adultos con poca masa muscular, etc. • El bisel   nos habla del ángulo de la punta de la aguja, que es el que va a de-terminar el tipo de corte que se producirá en el momento en el que se atra-viese la piel o la mucosa. El bisel puede ser largo (la aguja es más puntia-guda), medio o corto (la aguja es menos puntiaguda, con un ángulo de 45º). El cono de la aguja  puede ser de diferentes colores, pero éstos no vienen deter-minados internacionalmente, sino por cada casa comercial. Aunque existe una cierta uniformidad entre las diferentes marcas (el cono de la aguja intravenosa suele ser amarillo, el de la intramuscular de adultos suele ser verde, el de la in-tramuscular de niños azul, etc.), a la hora de escoger la aguja no debemos fijar-nos sólo en el color del cono, pues ello puede inducir a error. En la tabla 2 se reproduce un cuadro con los tipos de agujas más empleadas en la administración de los tratamientos parenterales (el color del cono que se indica es el más frecuente, pero puede variar según la casa comercial). PREPARACIÓN DEL MEDICAMENTO A ADMINISTRAR   Antes de realizar cualquier procedimiento hay que lavarse las manos y enfundar-se unos guantes que, salvo en el caso de los accesos centrales, no es necesario que sean estériles. Por otro lado, a la hora de cargar cualquier medicamento en una jeringuilla hay que tener en cuenta varios aspectos: Consideraciones previas Los medicamentos inyectables pueden encontrarse dentro de dos tipos de reci-pientes de cristal, las ampollas o los viales: • Las ampollas se caracterizan por tener un cuello largo que presenta una constricción en su base, mientras que los viales tienen un cuello corto coro-nado por un tapón de plástico duro que está forrado externamente por un metal. • Las ampollas constituyen un sistema cerrado que, una vez roto el cuello, pasan a ser un sistema abierto. Esto es: se puede aspirar el líquido fácil-mente a través de la abertura que hemos creado. • Los viales constituyen un sistema cerrado por lo que, para poder extraer sin dificultad su contenido, se debe de inyectar previamente en su interior un volumen de aire igual al volumen de la sustancia que albergan y que quere-mos extraer.  La medicación puede venir presentada para administrarla directamente o mez-clándola previamente con un disolvente. Así la encontraremos en forma líquida o como polvo, ya sea suelto o prensado. Cuando haya que mezclar el fármaco con un disolvente trabajaremos con dos recipientes: uno que contiene el fármaco y otro que contiene el disolvente. Por otro lado, debemos de tener en cuenta que: • Hay que leer siempre las instrucciones. Así sabremos cómo se debe reali-zar la mezcla, la cantidad de disolvente que se precisa, si se puede des-echar o no parte de éste, cuál es su composición (a veces pueden contener parte del principio activo o anestésico), etc. • Los pasos para conseguir la mezcla son, por este orden: cargar el disolven-te en la jeringuilla. Introducir la cantidad de disolvente indicada en el reci-piente que contiene el fármaco. Homogeneizar la solución si es necesario (en muchos casos se homogeiniza espontáneamente al mezclar ambos productos). Cargar la solución nuevamente en la jeringuilla. • Para conseguir una solución homogénea nunca agitaremos la mezcla pues, además de formarse espuma, se pueden producir cambios que modifiquen su farmacodinamica. Lo que se debe hacer es rotar el recipiente (normalmente es un vial) entre las palmas de las manos hasta homogenei-zarla. Instrucciones para cargar en una jeringuilla un medicamento inyectable a partir de una ampolla   • Coja la ampolla y golpee suavemente su parte superior con un dedo, así todo el contenido pasará a la parte inferior del recipiente. • Coloque una gasa pequeña alrededor del cuello de la ampolla con el fin de evitar un posible corte. • Sujete la ampolla con la mano no dominante. Con los dedos pulgar e índice de la otra mano, rompa el cuello de la ampolla en dirección opuesta a us-ted. • Coja la jeringa que previamente había preparado con la aguja de carga e inserte ésta en el centro de la boca de la ampolla. No permita que la punta o el cuerpo de la aguja toquen el borde de la ampolla. Si ello sucede, des-eche el material y reinicie el procedimiento. • Incline ligeramente la ampolla y vaya aspirando el medicamento con la jerin-ga. Recuerde que para movilizar el émbolo no debe apoyarse en éste, sino en las dos lengüetas que posee la jerin-guilla: la del propio émbolo y la del cuerpo.  • Una vez cargada toda la medicación, saque la aguja de la ampolla. Sosten-ga la jeringa con la aguja apuntando hacia arriba para que el líquido se asiente en el fondo de la primera. Golpee la jeringa con un dedo para favo-recer que asciendan las burbujas de aire que se puedan haber aspirado. Tire levemente del émbolo para que si queda algo de líquido en la aguja és-te caiga al cuerpo de la jeringuilla. Ahora empuje suavemente el émbolo hacia arriba para expulsar el aire, procurando que no se pierda nada del lí-quido. Ya tiene la medicación cargada. Proceda ahora a cambiar la aguja de carga por la que vaya a utilizar en el paciente. No se recomienda purgar la jeringuilla con esta última pues hay soluciones que, al contacto con el metal, se cristalizan y obstruyen la aguja. Instrucciones para cargar en una jeringuilla un medicamento inyectable a partir de un vial • Conecte la aguja de carga a la jeringa ele-gida. • Retire el protector de la aguja. • Cargue la jeringa con un volumen de aire equivalente al volumen de sustancia que vaya a extraer. • Retire la tapa metálica del vial y desinfec-te la parte que queda expuesta con un an-tiséptico. • Inserte la aguja por el centro del tapón (es más delgado y más fácil de penetrar) e inyecte el aire en el vial sin dejar que el émbolo se retraiga. Procure que el bisel de la aguja quede por encima de la medi-cación, sin introducirse en ella, pues así se evita la formación de burbujas y se fa-cilita la extracción posterior del líquido. • Coja el vial con la mano no dominante a la vez que con la otra sujeta firmemente la  jeringa y el émbolo. • Invierta el vial. Mantenga la aguja en la misma posición: ahora, al haber invertido el vial, quedará cubierta por el líquido (se previene la aspiración de aire). • Permita que la presión positiva del aire introducido llene poco a poco la jeringa con el medicamento (la presión impulsa el líquido hacia la jeringuilla y desplaza el émbolo). Tire un poco del émbolo si es necesario. • Desinserte la aguja del tapón del vial. A veces la presión existente en éste puede hacer que al realizar esta maniobra salga algo de líquido y nos salpi-que. Para evitarlo, tenga la precaución de volver a colocar el vial en su po-
Related Search
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks