La política plebeya en las parroquias rurales de Cuenca, 1995-2005* Peasant politics in the rural parishes of Cuenca, 1995-2005

Description
Este artículo examina la irrupción de los líderes rurales de las parroquias del cantón Cuenca, denominados “cholos políticos” en la arena de la política plebeya. Los testimonios de los líderes parroquiales rurales son el material fundamental de la

Please download to get full document.

View again

of 32
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Genealogy

Publish on:

Views: 13 | Pages: 32

Extension: PDF | Download: 0

Share
Tags
Transcript
  La política plebeya en las parroquias rurales de Cuenca, 1995-2005* Peasant politics in the rural parishes of Cuenca, 1995-2005 Mónica Mancero Acosta Universidad Central del Ecuador mpmancero@uce.edu.ecDOI: http://dx.doi.org/10.29078/rp.v0i46.650Fecha de presentación: 26 de abril de 2017Fecha de aceptación: 22 de septiembre de 2017Artículo de investigación Procesos: revista ecuatoriana de historia  , n.º 46 (julio-diciembre 2017), 121-152. ISSN: 1390-0099; e-ISSN: 2588-0780 * Este trabajo contó, parcialmente, con el apoyo del Instituto Francés de Estudios An-dinos, IFEA, a través de un concurso regional para fondos de investigación. Además, se hizo acreedor a una beca de ayuda para proyectos de investigación de la Universidad Andina Simón Bolívar, para exestudiantes de maestría. Agradezco a ambas instituciones por su apoyo.  RESUMENEste artículo examina la irrupción de los líderes rurales de las parroquias del cantón Cuenca, denominados “cholos políticos” en la arena de la política plebeya. Los testimonios de los líderes parroquiales rurales son el material fundamental de la investigación. En primer lugar, el artículo establece un estado de la cuestión en la literatura sobre construcciones raciales y política; luego se analiza lo que se ha denominado como proceso de conformación de “ciudadanía plebeya”. Con este propósito se estudian las demandas de los líderes parroquiales del cantón Cuenca, un espacio territorial marcado por procesos de racionalización y de discriminación social por su srcen campesino. Palabras clave : historia de América Latina, historia social, historia política, Ecuador, Cuenca, siglo XX, siglo XXI, comunidades indígenas, ruralidad.ABSTRACTThis article examines the emergence of rural leaders in the parishes of the canton of Cuenca, called “cholos políticos” [indigenous peasant politicians] in the context of peasant politics. The testimonies of rural parish leaders are the key sources for the research. The article rst provides a baseline situation of the subject in the literature on racial constructs and politics; afterwards, it reviews what has  been called the process of establishing a “peasant citizenry”. To this end, it examines the demands made by parish leaders of the canton of Cuenca, a territory marked by rationalization and social discrimination because of its peasant srcins. Keywords:  History of Latin America, social history, political history, Ecuador, Cuenca, twentieth century, twenty-rst century, indigenous communities, rurality. Mónica Mancero Acosta Doctora en Ciencias Sociales con especialización en Estudios Políticos por FLACSO. Ha sido profesora de la Universidad de Cuenca, Universidad San Francisco de Quito, Instituto de Altos Estudios Nacionales y profesora invitada en varias universidades de México. Actualmente es profesora de Teoría Política en la Universidad Central del Ecuador. Tiene varias publicaciones sobre estudios políticos contemporáneos y feminismos.  I NTRODUCCIÓN En la zona sur del austro ecuatoriano, especícamente en la provincia del Azuay a la cual pertenece la ciudad de Cuenca, persisten discriminacio- nes raciales. Los habitantes de la ruralidad generalmente son calicados de “cholos” y “cholas” por los blanco-mestizos asentados en el área urbana, quienes mantuvieron una dominación política y de clase en la región du-rante un período prolongado. La política tradicionalmente estaba a cargo de las élites “nobles” blanco-mestizas, y los “cholos” estaban apartados de esta esfera. A mediados de la década de los noventa, se constata una emergencia de actores políticos subalternos cholos. En el período 1995-2005, la ciudad y sus parroquias rurales circundantes son dirigidas por Fernando Cordero, representante del movimiento político Nueva Ciudad, en calidad de alcalde. El carácter de este proyecto desata la participación política de los líderes parroquiales. Este proceso conlleva tensiones irresueltas tanto por el persis-tente racismo, como por la relativa marginación de la zona rural.El presente artículo pretende problematizar este proceso de irrupción de actores a quienes denomino “cholos políticos”, y entender el alcance que tuvo en la política plebeya y aún en la institucional. Especícamente, en este trabajo rastreo una pregunta de investigación relativa a tratar de interpretar qué signicaciones tiene, en las representaciones simbólicas y en el sistema político, el despliegue de una política plebeya que emergió en los espacios rurales de la “noble” ciudad de Cuenca.La esfera política rural ha sido escasamente estudiada en el país. Se ha privilegiado la investigación de lo rural desde una perspectiva sociológica relacionada con el territorio, la producción y la estructura social del campe-sinado. La dinámica política no ha sido objeto de preocupación, quizás bajo el entendido de que se trata de la “pequeña política”. 1 En este trabajo he acudido a los líderes de las parroquias rurales para tra-tar de capturar sus percepciones y representaciones: este constituye el mate-rial fundamental de la investigación. Tres de los cuatro líderes parroquiales, a quienes realicé entrevistas en profundidad, fueron dirigentes parroquiales durante el período en que se focaliza el estudio y las entrevistas estaban diri-gidas a valorar este proceso, mientras que una última entrevista se hizo con un líder reciente, con la nalidad de cotejar la actualidad de la información. Además, he analizado la prensa regional, así como información secundaria 1. Gilles Pécout, “Le local et le national, le centre et la périphérie”, Le Mouvement Social  187 (1999): 3-9, http://www.jstor.org/stable/3779094.  P ROCESOS  46, julio-diciembre 2017 124de carácter estadístico, que se focaliza en el período de estudio, pero cuyos procesos frecuentemente se extienden hasta la actualidad. Parto por estable-cer un estado de la cuestión en la literatura sobre construcciones raciales y política; luego examino lo que he denominado el proceso de conformación de ciudadanía plebeya. Para ello, analizo las demandas de los líderes parro-quiales, así como sus prácticas y discursos. Cuando hablo de raza asumo el sentido que le da Peter Wade como un  juego de ideas acerca de los humanos, que pueden tener consecuencias como discriminación o violencia racial. 2  Llamo “cholos políticos” a los líderes pa-rroquiales rurales como un gesto por posicionar a estos actores subalternos dentro de una matriz de dominación con fuertes componentes de racializa-ción, que se ha ido transformando, aunque no totalmente, en la ciudad y re- gión. Los actores políticos estudiados no se autoidentican como cholos sino más bien como campesinos. La categoría “cholo” tiene un sentido complejo en la región, de discriminación de unos sectores sociales sobre otros, pero ha sido usada en una tradición académica crítica con el objetivo de recalcar relaciones sociales que están permeadas de discriminaciones raciales. Asimismo, conceptualizo como “política plebeya” a las representacio-nes, prácticas y discursos de estos actores subalternos. Es una política dife-renciada de la práctica institucional formal de la urbe. Se caracteriza por ser una política, que, como ellos mismos lo han dicho, se hace “con los de aba- jo”, es colectiva y requiere un sentido de pertenencia, refuncionaliza prácti-cas tradicionales como la minga y las asambleas, se basa en el bien común de la gente rural y se opone a tratos discriminatorios desde los habitantes urbanos blanco-mestizos dominantes.Mi argumento, en este trabajo, es que la política plebeya, desplegada por los cholos políticos, fue una oportunidad histórica en la región para poten-ciar una democracia radical. Esta dinámica generó algunos avances; sin em- bargo, no fue profundizada, pues observamos que constantemente ha sido revertida propiciando nuevas inequidades y la persistencia de imaginarios racializados que se reproducen en la esfera política. I NTERPRETACIONES   SOBRE   LO   RACIAL   Y   LA   POLÍTICA   EN  A MÉRICA  L ATINA Diversos autores han explorado la relación entre raza y participación po-lítica en América Latina. La raza es analizada en términos culturales y no 2. Peter Wade, “Race in Latin America”. En A   Companion to Latin American Anthropolo- gy  , ed. por Deborah Poole (Malden / Oxford: Blackwell Publishing, 2008), 177-192.  P ROCESOS   46, julio-diciembre 2017 125 biológicos; lo más importante, al explicar la cultura política en términos ra-ciales, son los rasgos comunes que un grupo étnico comparte y cómo se con-trapone a otros grupos, dando srcen a desigualdades o discriminaciones. Wade concibe la raza como un conjunto de ideas sobre la similitud y diferencia de los seres humanos. 3  No es un concepto estático, sino que res-ponde a los valores sociales de cada época. Wade concluye que la discrimi-nación no es institucionalizada ni sistemática, sino individualista, silenciosa, enmascarada. Sostiene que grupos indígenas sufren discriminación, sobre todo en contextos urbanos, porque la estructura social colonial no se ha eli-minado del todo en la región. En esta misma tesitura, Carmen Romero nos previene acerca de que la ar -mación de la inexistencia de razas parece dejarnos desarmados para enfrentar un racismo que se difumina en términos de conictos culturales o de xeno -fobia. Si la raza es una invención política, nos dice la autora, sin duda tiene numerosos y dramáticos efectos de realidad. En este contexto, Romero se pre-gunta: ¿es posible eliminar los efectos del racismo eliminando el término raza? 4 La noción de raza en Ecuador ha estado indefectiblemente unida al de- bate sobre la población indígena. El trabajo de Mercedes Prieto hace un re-corrido por esta noción que se introdujo en las élites ecuatorianas durante la primera mitad del siglo XX, la cual fue utilizada para construir la imagen de los indígenas como “ciudadanos inferiores” que suscitaban temor entre las élites. 5  La autora concluye que “la raza fue usada como un concepto exible que permitió argumentar diferentes grados de inferioridad/superioridad, al tiempo que promovía sentimientos de temor entre las élites”. 6 En Ecuador, la literatura que aborda la participación política étnica se enfoca en el movimiento indígena. Así, Sánchez Parga, de forma penetrante, logra establecer una lógica dual que primó en el accionar político del movi-miento. La opción étnica que privilegió el espacio político de la comunidad, parroquia, cantón y entornos rurales; mientras que la opción clasista o inter-étnica enfatizó en el espacio político de dirigencia de federaciones locales y regionales. El partido Pachakutik expresa la segunda orientación, mientras que los movimientos y organización provinciales mantendrán la primera. 7   3. Ibíd., 177.4. Carmen Romero, “Los desplazamientos de la raza, de una invención política y la materialidad de sus efectos”, Política y Sociedad  , n.º 1 (2003): 113.5. Mercedes Prieto, Liberalismo y temor. Imaginando los sujetos indígenas en el Ecuador  postcolonial 1895-1950 (Quito: FLACSO Ecuador / Abya-Yala, 2004), 79.6. Ibíd., 72.7. José Sánchez Parga, “Los indígenas ante los poderes y gobiernos locales”. En El Mo-vimiento indígena ecuatoriano. La larga ruta de la comunidad al partido  (Quito: Centro Andino de Acción Popular, 2007), 111.
Related Search
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks