La piratería en el mundo antiguo: entre la mitología y la realidad (2002). Piracy in the ancient world. Between mythology and reality.

Description
Texto de la conferencia del mismo título en Actas del II Congreso Internacional de Estudios Históricos. Comunidad Valenciana (España) Santa Pola, 2002. Edición del Ayuntamiento de Santa Pola. ISBN 84-922017-8-9

Please download to get full document.

View again

of 14
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Self Improvement

Publish on:

Views: 14 | Pages: 14

Extension: PDF | Download: 0

Share
Tags
Transcript
    Congreso Internacional de Estudios Históricos: el Mediterráneo un mar de piratas corsarios Coordinación de la edición ANA SÁNCHEZ FERNÁNDEZ /<~;:; ¡Jt}.: . /( ; . ·i·r:~ l~ ~..~ .. , · ;:-; ;_; • -· ;{\, ¡_-.__\ ~ --; ;:; \ - -  ;;: ... :.-\ - - :. /j ·. - ij r- -, ~ ~ · '' ,- ,_ .. ¡; ;?f;: j/ SANTA POLA, 2002 •  ÍNDI E ágina C OMITÉ DE HONOR . 9 C OMITÉ T ÉC NICO .. .................... .. .. ... .... . .. .... .. ............... ... ............. ... ... .. ..... .. ........... ... . .. ......... .. ......... 11 PRESENTA CIÓN . . . 13 DISCURSO DE APERTURA de D. Fran cisco Conejero B as Alc a ld e- P res id ente).............. .. ........... .... ....... 17 DISCURSO DE APERTURA de D. Tom ás Baile Gilabert Con ce jal de Cultura) .. .... .. ...... .... . ...... ........ ... .. .. 19 CRÓNICA DEL II CONGRESO INTERNACIONAL DE ESTUDIOS HISTÓRICOS: EL MEDITERRÁNEO, UN MAR DE PIRATAS Y CORSARIOS........... .. ............................... .. ........... .. ... 21 LECCIÓN INAUGURAL: PIRATAS DE FIN DE MILENIO EN EL MEDITERRÁNEO. Lui s Ra cionero Grau............... ... ........................ .. . ... .. ..... .. . ... .. .. .... ... ... .. ..................... .. . ... .. ....... .. .. .. .. .. . 27 INTRODUCCIÓN. J osé Hinoj osa Montal vo ... ....... ... ....... .. ... ........... .. . ... ......... .. . ... ............. .. . .. .... .. ......... 33 PONENCI S LA MAYOR EXPEDICIÓN ESPAÑOLA DEL SIGLO XVIII: ALEJANDRO MALASPINA. APUNTES BIBLIOGRÁFICOS . Emilio Soler Pa s cu al.. ... .. ... ........ ... ......... .. ....... .. . .. .......... ...... ...................... .. ...... .. .. 37 LA PIRATERÍA EN EL MUNDO ANTIGUO: ENTRE L MITOLOGÍA Y L REALIDAD. Loren zo Ab ad Casa l . 4 7 EL PROBLEMA DE L PIRATERÍA Y SU RELACIÓN CON L ORDENACIÓN DEL TERRITORIO Y LAS OBRAS PÚBLICAS COSTERAS. Ju an Ferrer Ma rs a .... ... ............ .. ..... .. .......... .. ...... .. .. .. .. ... .... ... . 59 EL PAPEL DE MALTA FRENTE A LOS RENEGADOS, ESPECIALMENTE A LOS CORSARIOS RENEGADOS . Bartolomé Be nnas s ar ...... .. .. ... ... ...... .. ............. .. ..... ... ..... .... ... .. .......................... ... ...... .. .. 69 PIRATAS , CORSARIOS Y DIPLOMACIA EN EL MUNDO ÁRABE MEDITERRÁNEO. Eva La pi e dr a.. . ... . .. .. .. ... ............ .. ... ... ................ ... .. .. . .. ............................ .... .. ... .. . ... ...... .. ................. ... .. 7 5 PIRAT E RÍA Y CORSO EN L EDAD MEDIA VALENCIANA. José Hinoj osa Montalvo . .. ........ .. ......... .. .. . 91 PIRATERÍA HISTÓRICA Y CONTEMPORÁNEA. L PATENTE DE CORSO: ENFOQUE JURÍDICO. Ram ón Martín Mat eo .. ......... .. ... ............. .. .................... .. .. ... ....................... ... ............... 115 .  BARBARROJA, DRAGUT Y ALÍ BAJÁ, SEÑORES DE LA FRONTERA MEDITERRÁNEA. Emilio Solá . .. 121 LA DEFENSA DE LAS COSTAS VALENCIANAS EN EL SIGLO XVIII ANTE EL CORSARISMO Y LA PIRATERÍA NORTEAFRICANAS. Je sús Pradells Nadal.............................................................. ... 135 EL MEDITERRÁNEO EN EL TEATRO DE LOPE DE VEGA: GUERRAS, RAPTOS, CAUTIVERIOS . . Jos é María Díez Borque ................. .. .................................... .. . .. ............ .. . .. .. . .... ................... .. . .. ... .. ...... 161 GUERRA CORSARIA DE CRISTIANOS Y MUSULMANES EN LOS REINOS DE ITALIA. .. Antonio Sánc hez Gijón........................... .. ............................ .. ............. .. ............................ .. . .. . .. .......... 181 LOS PIRATAS EN LAS FIESTAS DE MOROS Y CRISTIANOS. Adrián Espí Valdés . 189 COMUNIC CIONES LA POLITICA DELLA RAZZIA NELLE PRIME IMPRESE PORTOGHESI NELL AFRIQUE ATLANTICA. Anna Unali ................................... .. ............................................ .. ...... .. .................... .. .............. .. ........ 199 PROYECCIÓN ATLÁNTICA DEL CORSO ARGELINO: UNA FUGA DE RENEGADOS A LANZAROTE. Luis Alberto An a ya Hernández....................... .. ........ .. ............. .. ... .. ................................................. ... .. 207 ACTUACIÓN DE LOS CORSARIOS BERBERISCOS SOBRE EL COMERCIO CANARIO DURANTE EL SIGLO XVII. Germán Santana P érez .... .. ............................... .. . .... ... .. .............................. .... ..... .... ... 213 IL RELITTO DEL FLAUTO L TIGRE E L IMPRESA DI DIJDJELLI (ALGERIA). Mario Gala s so.. . .. ......... 221 UNA MÁQUINA PARA LA GUERRA: EL FUERTE MILITAR, DE LA ESTRATEGIA DEFENSIVA A LA TÁCTICA PROTECCIONISTA. Márius Be via i Garcia i Andrés Martínez Medina . 243 SEIS TORRES DEFENSIVAS EN EL CONFÍN MERIDIONAL DEL REINO DE VALENCIA. María García Samper.... .. ...................................................... .. ......................................................... .. .. 253 FRONTERA Y HACIENDA LOCAL LA DEFENSA DE LA COSTA MURCIANA A FINES DEL SIGLO XVII. Julio D. Muñoz Rodríguez............ .... .. .. ............ .. ......................................... .. ... .. ......... .. ... 265 LA ACTIVIDAD CORSARIA DESDE CARTAGENA ENTRE 1738 Y 1742. Federico Maestre San Juan Pelegrín y Vicente Montojo Montojo .............. .. . .. ... .... . .. ........... .. ... .. ..................................... .. .. .. ....... .. .. 273 LOS PIRATAS INFORMÁTICOS QUE NAVEGAN EN EL SIGLO XXI. Ana M. C. Martí Bail e ......... .. . .. . 281 EL MEDITERRÁNEO COMO REPRESENTACIÓN DE UN IMPERIO: MOROS, CORSARIOS Y GIGANTES PAGANOS EN TRISTÁN EL JOVEN Axayacatl Camp os Ga rcía Rojas ..... .. .......... .... .......... 285 EXPERIÉNCIES EDUCATIVES AL VOLTANT DE LA PIRATERIA. EL CAMÍ DE BARBA-ROJA I LA CAIXA DIDÁCTICA DE LA PIRATERIA. Ismael García Granado s. ......................................................... 293 GENOVA E LA CORSA MEDITERRANEA NEL SECOLO XV. Enrico Basso . .. .... .. ...... .. .. ..................... .. 301 DATOS SOBRE EL COSTE DE LA EXPEDICIÓN DE ARGEL, TRANSPORTE DE MOROS Y REDENCIÓN DE TABARQUINOS (1768-1769). José Luis González Arpide.................. .. ......... .. ............ 309 ACUARELAS DE JUAN RÓDENAS CERDÁ.. .. ............. .. .... .. ................ .. ........ .... ... .. ......... .. .. . .. ........ .. .. 319   a pir terí en el mundo antiguo entre la mitologí y la realidad Leistai katapontistai   peiratoi peiratikoi   - ratae latrones praedones marit imi   son algunos de los términos que en la antigüedad grecorromana, mediterránea designaron a los individuos que noso- tros llamamos piratas, aunque como ocurre cuando se comparan conceptos de nuestro tiempo con otros de cu lturas lejanas, la ob l gatoria traducción con ll eva una excesiva simplificación Esta larga lista de términos para designar el fenó- meno de la piratería, y la proliferación de citas en autores clásicos, fuera cual fuese el género literario que cu ltiv aran, nos hace ver que este fenómeno debió hacerse presente con frecuencia en la vida cotidiana Muchas veces se trata indistintamente a piratas y bandidos, como si ambos fueran ramas de un mismo tronco; la principal diferencia estriba en que l os primeros atacan por mar y son por tanto mucho más difíciles de prever que los otros, que lo hacen por tierra, aunque tienen un punto débil, un talón de Aquiles: las bases de las que parten y a las que regresan, sin las cuales están condenados a desaparecer. Es cierto que a veces no existen bases fijas , sino que se establecen en las propias tierras que asolan ; pero entonces no puede hablarse propia- mente de piratería, sino de un fenómeno diferente. Leistés es un término que se encuentra en Ho- mero y que desde entonces usaron muchos escrito- res griegos . Deriva de la voz /eis, que significa botín o saqueo . La voz peiratés es posterior, pues sólo aparece en algunas inscripciones a partir del siglo , como primer autor en Polibio, a mediados del , que lo emplea para designar a los bandidos que navegan por el mar. La palabra específica para el pirata , katapontistés   se usa raramente. La voz romana praedo deriva de praeda botín, en tanto que pirata procede directamente del térmi- no griego . Al igual que l atro   estos términos pueden designar tanto bandidos terrestres como marinos, y es bastante frecuente que sobre todo al término pra- e o se le yuxtaponga el de maritimus. LORENZO ABAD CASAL Universidad de Alicante Para nosotros, que vivimos en un mundo en el que la piratería es un recuerdo de tiempos más o menos lejanos, recreado en novelas, lib ros de aven-turas, películas y otros soportes, y que de vez en cuando se nos hace presente a través de noticias amortiguadas por la lejanía y por el supuesto exotis- mo de las tierras en que ocurre, a veces salpicadas de historias cruentas y terribles, es difícil hacernos a la idea de lo que el fenómeno debió suponer en cua lqu ier lugar y en cualquier circunstancia en sus momentos de mayor apogeo: inseguridad comercial y personal, riesgo de perder la hacienda, la lib ertad y la vida, tanto si se navegaba por mar como si se permanecía al abrigo de la costa, aunque no lo sufi-cientemente lejos de e ll a Piratas son, según Philip de Souza, bandidos armados cuyas act ivid ades requieren por regla gene-ral el uso de barcos y las noticias que de ellos tene- mos en el mundo antiguo proceden siempre e sus víctimas, pues ningún pirata ha dejado su propia ver-sión; son también muy escasos los restos ar queoló-gicos que se pueden referir con seguridad a acciones piráticas, aunque gracias al trabajo de los arqueólo- gos subacuáticos empezamos a conocer algunos de e ll os. Dioniso : Kyli x de Exekias mediados sigl o V a.C. Antikensammlung Munich.  Fran~ois: Crátera llamada Vaso Fran~ois mediados siglo VI a.C. Museo Arqueológico de Florencia. Piratas, como decimos, son siempre los demás, aun cuando los narradores utilizaran los mismos métodos. Y con el paso del tiempo, sobre todo en el mundo romano, pirata fue un término que se aplicó a los enemigos políticos, con un tono despectivo y peyorativo que buscaba minar la confianza de las gentes y arrojar sobre el 'pirata' un pesado lastre de indignidad. Las tierras en que nos encontramos ahora, como quedará de manifiesto en los próximos días, saben mucho de todo ello; piratas y corsarios, incursiones relámpago, blitzkrieger rudimentarias pero enormemente eficaces y dañinas, que aterrorizaron durante muchos años, siglos incluso, a los habitantes de nuestras costas. Pero no es algo exclusivo de las épocas de que tenemos noticias. Si dispusiéramos de datos más abundantes y precisos, sin duda nos sorprende ríamos de ver cómo aquellos aparentemente pláci dos navegantes que llegaron a nuestras costas con la cerámica cardial, la oveja y el trigo, es decir, lo esen cial de la revolución neolítica, o aquellos otros que lo hicieron siglos después revestidos del ropaje de pací ficos comerciantes, trayendo consigo el gato, la galli- na, el torno del alfarero y la escritura, entre otras cosas, escondían bajo sus ropajes la daga afilada que les permitía, en las largas singladuras, tanto defenderse de los que les atacaban para robarles sus mercancías y sus ganancias, como atacar ellos mismos a los incautos que bajo otro pabellón, e incluso en oca siones bajo uno muy parecido al que ellos enarbolaban, se cruzaban en su camino. Esa fue la esencia de las relaciones comerciales y marítimas en buena parte del mundo antiguo y no hay razón para suponer que en nuestras costas suce diera de otra manera. Si nuestros mares hablaran, muchas buenas reputaciones se desharían como azu carillos en el agua. No sabemos cómo llamarían nuestros ancestros a aquellos que los griegos llama ron leistai o peiratoi y los romanos latrones pira-toe o praedones maritimi   pero sin duda podríamos encontrar también su equivalencia en la lengua de la Edad del Bronce o en la ibérica. Como ocurre en otros ámbitos de la vida humana, los griegos dieron forma mítica a hechos de la vida real, y desarrollaron leyendas para revestir de un halo de luz los problemas cotidianos, muchas de ellas relacionadas con los héroes y las navegaciones. Así, Herodoto comienza el primero de sus nueve libros de Historia recordando que la gente más culta de Persia era de la opinión de que los fenicios fue- ron los primeros culpables de todas las discordias. Narra cómo unos comerciantes fenicios, después de haber vendido sus productos en Argos, raptaron a la joven lo, hija del rey Inaco, y se la llevaron a Egipto. Es éste, según Herodoto, el primero de una serie de raptos de jóvenes griegas a manos de fenicios, y de princesas fenicias a manos de griegos, que culmina rían con el más célebre de todos, el de Helena, esposa de Menelao, rey de Esparta, a manos de Alejan- dro, el célebre París, en el episodio causante de la guerra de Troya. Comercio y raptos, visitas de buena voluntad que acabaron en acciones violentas, son una clara muestra de la ambigüedad de las relaciones en esta época. Aunque Herodoto, al fin y al cabo un racionalista, acabe exponiendo su propio punto de vista: es poco conforme con la cultura y la civiliza- ción el tomar con tanto empeño venganza por ellas las raptadas, se supone); por el contrario, el no hacer ningún caso de las raptadas es propio de gente cuerda y política, porque bien claro está que nunca habrían sido robadas si ellas no lo hubiesen querido . Pero en un mundo en el que dioses y hombres se relacionan estrechamente, no es de extrañar que los episodios de piratería tengan también su versión mitologizada. El más célebre de todos es un hecho de la vida de Dioniso, descrito en uno de los Himnos homéricos que se carga en la cuenta de los piratas tirrénicos no de los etruscos, sino de sus anteceso res en el Mediterráneo oriental-y resume en lo esencial el modo de ser y de actuar de los piratas; pero que como no podía ser menos, pues el relato mito- lógico tiene un fondo moralizante, acaba con un terrible castigo que sin duda respondía más al deseo de las víctimas que a lo que sucedía en la realidad. El dios, a la sazón un joven y bello adolescente, estaba sentado sobre una roca cuando los piratas lo capturaron, creyendo que se trataba del hijo de una
Related Search
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks