LA OPINIÓN PÚBLICA Y LA POLÍTICA EXTERIOR DE ESTADOS UNIDOS HACIA LA CRISIS EN SIRIA

Description
LA OPINIÓN PÚBLICA Y LA POLÍTICA EXTERIOR DE ESTADOS UNIDOS HACIA LA CRISIS EN SIRIA

Please download to get full document.

View again

of 23
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Spiritual

Publish on:

Views: 11 | Pages: 23

Extension: PDF | Download: 0

Share
Tags
Transcript
  L A OPINIÓN PÚBLICA Y LA POLÍTICA EXTERIOR DE E STADOS U  NIDOS HACIA LA CRISIS EN S IRIA Valeria Morales Ríos Más de 126 mil muertos 1  y 2.5 millones de refugiados 2  han sido víctimas del conflicto en Siria. Soldados, rebeldes y civiles han perecido, mientras otros llegan diariamente a las fronteras con Turquía, Líbano, Jordania e Irak intentando huir de la creciente violencia que inició en septiembre de 2011 entre el régimen de Bashar al-Assad y la oposición. Muchas son las narrativas que los medios de comunicación y la agenda internacional de los Estados han promovido durante estos dos años y medio: algunos consideran el enfrentamiento como una revuelta religiosa sin importancia, otros como una guerra civil; han descalificado a los rebeldes apelando a su fragmentación y exagerando la influencia de actores salafistas. Mientras tanto, el conteo de muertes sigue a la alza, las dificultades en los campos de refugiados no cesan 3  y la ayuda humanitaria es más que insuficiente. Hasta mediados del presente año, las grandes potencias no habían coordinado una política asertiva hacia Siria y se limitaban a mantener un vaivén diplomático entre el apoyo a la causa de los rebeldes y la justificación al régimen por “mantener bajo el control a los extremistas sirios”. En agosto de 2013 hubo una nueva fractura: en los noticieros, periódicos y redes sociales se expusieron imágenes de personas asfixiadas, convulsionándose, escupiendo saliva blanca por la boca, con los ojos inyectados de sangre: eran la prueba de que Assad había llevado a cabo un ataque químico 1  Huffington Post, “Syria Death Toll Tops 126,00, Group Says”, 1º de diciembre de 2013, http://www.huffingtonpost.com/2013/10/01/syria-death-toll_n_4022414.html   , consultado el 4 de diciembre de 2013.  2  “Syrian Refugees. A Snapshot of The Crisis in The Middle East and Europe”, http://syrianrefugees.eu/, consultado el 4 de diciembre de 2013.  3  “Timeline”, http://syrianrefugees.eu/?page_id=163   , consultado el 4 de diciembre de 2013.  masivo contra su población. 4  Pese a no ser la primera vez que se utilizaba este instrumento bélico, 5  la difusión de las muertes de niños, adultos, mujeres, hombres, jóvenes y ancianos fue tal que  propició un relanzamiento de las discusiones entre cancillerías y foros multilaterales a fin de  promover una acción que disuadiera futuros ataques (dado que la llamada “línea roja” no había funcionado). 6  A todo esto, las preguntas que surgen son muchas: ¿por qué, pese a tener pruebas de que el régimen sirio ha cometido crímenes de guerra, las potencias no han intervenido? ¿Por qué, al  parecer, la catástrofe humana ya no provoca empatía? Más aún, es posible entender que para Presidentes y Jefes de Estado ésta sea una decisión que implique mucho más que el sentimiento humanista, pero sorprende que el ciudadano “de a pie”, el que vio las imágenes en su televisor y en los periódicos y en Internet, tampoco reaccione. ¿Dónde están los individuos que exigen a sus gobiernos “hacer el bien”? ¿Por qué, si han salido a las calles para detener la guerra en Vietnam, la hambruna en Somalia, la ocupación de Irak, no se movilizan ahora al ver que son millones los que han sufrido en carne propia las repercusiones de una violencia sin medida? A este respecto,  justamente, refiero mi ensayo: la opinión pública. Más aún, la opinión pública estadounidense. Centrar la atención en Estados Unidos permite evaluar por qué un país occidental con antecedentes intervencionistas tan directos, y una sociedad “acostumbrada” a ello, se ha mantenido al margen de la situación. El hilo conductor del escrito, entonces, es preguntar si la opinión pública ha obstaculizado la efectividad o la acción a favor de la resistencia siria por parte de Estados Unidos. El razonamiento  parte de que las imágenes de los ataques químicos que fueron masivamente difundidas no tuvieron un efecto de apoyo visible entre los ciudadanos, y por lo tanto no promovieron la influencia de este actor en el planteamiento de política exterior. Se analizan dos ámbitos: la influencia de las imágenes en la opinión pública y la influencia de la opinión pública en política exterior. Mi tesis es que las 2   4  Huffington Post, “Syria Chemical Weapons Footage Shown By Obama Administration To Senators: CNN (GRAPHIC VIDEOS), 7 de septiembre de 2013, http://www.huffingtonpost.com/2013/09/07/syria-chemical-weapons_n_3886892.html#slide=2828219, consultado el 15 de octubre de 2013. Daily Mail, “The Starving Children of Syria: Now harrowing video of boy dying in war-torn country shocks world as conflict cuts off vital supply routes”, 2 de septiembre de 2013, http://www.dailymail.co.uk/news/article-2408747/Syria-video-shows-children-starving-death-war-torn-country-conflict-cuts-vital-supply-routes.html, consultado el 15 de octubre de 2013. CNN Politics, “First on CNN: Videos show glimpse into evidence for Syria intervention”, 8 de septiembre de 2013, http://www.cnn.com/ 2013/09/07/politics/us-syria-chemical-attack-videos/, consultado el 15 de octubre de 2013.   5  Times of Israel, “Syrian rebels: Dozens hurt in chemical weapons attack in Damascus”, 18 de mayo de 2013, http://www.timesofisrael.com/syrian-rebels-dozens-hurt-in-chemical-weapons-attack-in-damascus/, consultado el 18 de octubre de 2013. 6  Huffington Post, “Syria Peace Talks Are Finally On, But Here’s Why You Shouldn’t Get Your Hopes Up”, 26 de noviembre de 2013, http://www.huffingtonpost.com/2013/11/26/syria-peace-talks_n_4344981.html   , consultado el 18 de octubre de 2013. BBC News Middle East, “Syria crisis: Russia urges Assad to give up chemical weapons”, 9 de septiembre de 2013, http://www.b bc.co.uk/news/world-middle-east-24022866, consultado el 18 de octubre de 2013.  imágenes no han tenido un efecto claro en la opinión pública estadounidense -que favorezca la intervención militar o políticas eficaces contra el régimen de Assad- porque las percepciones occidentales hacia Siria afectan las emociones de apoyo que podrían generar tantas fotografías, así como la guerra en Irak aún representa el fracaso de política exterior que los estadounidenses temen que se repita en Medio Oriente. La variable dependiente es la inacción de la opinión pública en la  política exterior de Obama; las variables independientes son la relación entre imágenes y emociones, y la ocupación de Irak; y el punto de inflexión en el análisis del conflicto sería “la línea roja”, el uso comprobado y conocido internacionalmente de ataques químicos. Es importante mencionar que finalmente las decisiones de los gobiernos, especialmente en temas de política exterior, se explican mejor por la estructura sistémica, es decir la política entre las grandes potencias que se enfrentan o se alían dependiendo de las circunstancias. 7  El valor de este trabajo es permanecer al margen de los intereses rusos o iraníes y considerar si en efecto hay una “des-humanización” de los individuos en Occidente hacia la violencia en partes del mundo que tan frecuentemente se aprecian “lejanas, ajenas, distantes, diferentes, peores”. A la luz de esta  perspectiva debe leerse el ensayo. I.L A OPINIÓN PÚBLICA ESTADOUNIDENSE La política exterior es probablemente la política pública que menos interesa al grueso de la  población. Dado el secretismo que mantiene muchas veces en pos de la seguridad nacional y que las decisiones frecuentemente son discutidas y tomadas por una pequeña élite, el devenir de un Estado en el ámbito internacional no recibe tanta atención como la economía nacional, por ejemplo. Pese a esto, sí hay una relación entre la opinión pública y la política exterior que debe analizarse con base en tres cuestiones: quién se expresa, sobre qué tema y en qué situación. 8  Cuando iniciaron los estudios sobre este fenómeno, casi todos los autores coincidían en que la gente era demasiado volátil y no era posible encontrar factores de continuidad que definieran aspectos constantes de la opinión pública. Esta afirmación fue revocada gracias a lo que se conoce como el consenso Almond-Lippman: la opinión pública es consistente en una variedad de temas y por lo tanto debe ser estudiada como un factor que puede influir en la composición de la política exterior de un país. 9   3   7  Rebecca Falconer, Mohammed Haddad y Alla Chughtal, “Connecting Syria’s allies and enemies”, 31 de agosto de 2013, http://www.aljazeera.com/indepth/interactive/2013/08/201383111193558894.html   , consultado el 12 de octubre de 2013. 8  Kal Holsti,  International Politics, Englewood-Cliffs, Prentice Hall, 1995, pp. 260-265. 9    Loc. Cit.   A partir de lo anterior, Holsti sostiene que hay un reducido grupo de individuos que tiende a estar más informado de estos asuntos, que puede proponer ideas y hacer críticas con sustento; representa entre un 10 y 15% de la población. A partir de aquí hay un porcentaje más alto de  personas que si bien no conocen a detalle los eventos internacionales, sí tienen posiciones firmes en cuanto a otros países (por ejemplo, reconocen la relación trasatlántica entre Estados Unidos y Gr an Bretaña). Finalmente, casi el 70% de los ciudadanos se muestran apáticos y reticentes a participar en la política exterior de su país, pues consideran que son asuntos que no afectan su día a día. Pese a la indiferencia, sí reconocen de manera general lo que puede ser “bueno” o “malo” para su Estado, y apoyan o rechazan iniciativas nacionales a partir de estas posturas. La mayoría sólo se moviliza cuando percibe que un conflicto sí tiene repercusiones en su vida (aumento de impuestos, por decir). 10  Ahora bien, la influencia entre política exterior y opinión pública es recíproca, y por lo tanto es difícil determinar a qué grado importa que la gente exprese su sentir respecto a una decisión gubernamental. Si bien es cierto que durante los periodos de crisis se limita el espacio de injerencia que tiene la voz ciudadana, las creencias generales que la mayoría tiene sí suponen límites a las alternativas que los políticos consideran al plantear su estrategia de acción. El proceso se vuelve recíproco porque el gobierno, a la vez, utiliza instrumentos a su alcance para transmitir a la  población por qué tal o cual propuesta conviene a los intereses nacionales, e indirectamente interviene en la formulación de la opinión que tiene el individuo. Así, aunque la opinión pública sea una “noción inherentemente imprecisa, y muchas veces se abuse de ella, al menos conocemos sus límites y aceptamos sus mediciones como evidencia que contribuye a conocer el sentir público”. 11  El segundo aspecto de la opinión pública que es necesario considerar para el ensayo es cuál es su vínculo con los medios de comunicación. Establecer esta correspondencia se ha complicado durante las últimas décadas pues la tecnología ha revolucionado la disponibilidad y la velocidad de la información: ya no se considera sólo la televisión, el periódico y el radio, sino un sinfín de redes sociales y blogs que influyen también en el individuo. El nuevo contexto obliga a cambiar la  perspectiva hacia la audiencia pues la sociedad ya no es un actor pasivo que sólo recibe información, sino que es un agente activo que puede elegir de dónde informarse a partir de un rango amplísimo de opciones que ofrecen perspectivas sumamente diferentes sobre los mismos asuntos. 12   4   10    Loc. Cit. 11  Christopher Hill, “World Opinion and the Empire of Circumstance”,  International Affairs, 72 (1996), p. 112. 12  R. Lance Holbert, sobre: Matthew A. Baum, Soft News Goes to War: Public Opinion and American Foreign  Policy in the New Media Age,  New Jersey, Princeton University Press, 2003.   De tal forma, es posible suponer que la mayoría de la opinión pública, esa que tiende a la  apatía y desinformación, no hará un gran esfuerzo por buscar fuentes de información diversas a las que ofrecen los emporios masivos como CNN y BBC, justamente quienes presentaron las imágenes del ataque químico en la provincia de Ghouta, Siria, el 21 de agosto de 2013. 13  Asumiendo que los individuos sí recibieron la información, recurro a las encuestas de opinión para evaluar el impacto que las fotografías y los vídeos pudieron tener en los ciudadanos estadounidenses. Así, en una encuesta realizada por NBC News y Wall Street Journal Survey del 30 de mayo al 2 de junio de 2013, el 42% estaba a favor de sólo dar ayuda humanitaria a Siria y el 15% a favor de acciones militares para detener la matanza. Lo impresionante es que el 24% (más que el 15%, por supuesto)  prefería no llevar a cabo ningún tipo de intervención. En comparación con datos que se recabaron en marzo del 2012, más de un año antes, tanto el apoyo a la asistencia humanitaria (48%) como a la intervención militar (13%) se redujo (Ver Gráfico 1). La mayor parte de la población aceptó estar “más o menos preocupado” (43%) con la situación en Siria y cuando les preguntaron si creían que el gobierno ya había usado armas químicas contra la población, el 67% contestó que era “probable  pero no seguro” (Ver Gráfico 2 y 3). Finalmente, la última respuesta que interesa al tema es que 66% de los estadounidenses dijo que una intervención militar en Siria estaría justificada si el gobierno estadounidense comprobara que el régimen de Assad ha matado a civiles mediante armamento químico (Ver Gráfico 4). La masacre de Ghouta afectó a uno de los principales distritos que controla el Ejército Libre de Siria, al sur de Damasco, y provocó la muerte de 1400 personas, 14  incluidos numerosos niños, mediante un gas neurotóxico de uso militar, muy probablemente gas sarín. “La evidencia relativa al tipo de proyectiles y dispositivos de lanzamiento utilizados en estos ataques sugiere firmemente que se trata de sistemas de armas que, según se sabe y existen constancias, solamente están en poder de fuerzas armadas del gobierno sirio”. 15  Aunque el régimen de Assad reiteradamente ha negado cualquier responsabilidad por los ataques, no ha presentado evidencias creíbles para respaldar sus señalamientos. Esta desgracia es el primer caso de uso masivo de armas químicas desde que el gobierno de Irak utilizó este tipo de armas contra la población civil kurda-iraquí en Halabja hace 25 5   13  Human Rights Watch, “Attacks on Ghouta”, 10 de septiembre de 2013, http://www.hrw.org/node/118725/, consultado el 15 de octubre de 2013. 14  CNN México, “EU revela que 1, 429 sirios murieron en ataque químico; 426 niños”, 30 de agosto de 2013, http://mexico.cnn.com/mundo/2013/08/30/estados-unidos-siria-ataque-quimico-kerry-obama-regimen-al-asad, consultado el 15 de octubre de 2013. 15  Human Rights Watch, “Siria: Ataque con armas químicas habría sido perpetrado por el gobierno”, 10 de septiembre de 2013, http://www.hrw.org/es/news/2013/09/10/siria-ataque-con-armas-quimicas-habria-sido-perpetrado- por-el-gobierno   , consultado el 15 de octubre de 2013.
Related Search
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks