La guirnalda de rosas: tradición y simbolismo en un romance español y sefardí

Description
La guirnalda de rosas: tradición y simbolismo en un romance español y sefardí

Please download to get full document.

View again

of 17
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Abstract

Publish on:

Views: 22 | Pages: 17

Extension: PDF | Download: 0

Share
Tags
Transcript
    MEAH, sección Hebreo 55 (2006), 191-207  L  A GUIRNALDA DE ROSAS  :  TRADICIÓN Y SIMBOLISMO   EN UN ROMANCE ESPAÑOL Y SEFARDÍ  The Garland of Roses: Tradition and Symbolism In a Spanish and Sefardi Ballad J OSÉ M ANUEL P EDROSA   Universidad de Alcalá BIBLID [0544-408X (2006) 55; 191-207 ] Resumen : Análisis del romance de  La guirnalda de rosas , conocido a partir de una versión española del siglo XVI y de versiones de los siglos XVIII al XX documentadas entre los sefardíes de Oriente. Estudio de sus símbolos y metáforas (eróticos) más interesantes (la corona de flores, las rosas, las espinas, la sangre). Comparación con otras tradiciones. Abstract : Analysis of the Hispanic ballad  La guirnalda de rosas  ( The Garland of Roses ), documented in a Spanish version in the 16 th  century, and in texts from the Oriental Sephardic Jews registered between the 18 th  and 20 th  centuries. Study of their most interesting (erotic) symbols and metaphors (the garland of flowers, the roses, the thorns and the blood). Comparison with some other traditions. Palabras clave : Romance.  La guirnalda de rosas . Símbolos eróticos. Metáforas eróticas. Rosas. Espinas. Sangre. Key Words : Ballad. The Garland of Roses . Erotic symbols. Erotic metaphors. Roses. Thorns. Blood. Porque, así como el hilo enlaza y ase las flores en la guirnalda, así el amor del alma enlaza y ase las virtudes en el alma y las sustenta en ella; porque, como dice San Pablo, “es la caridad el vínculo y atadura de la perfección”. De manera que en este amor del alma están las virtudes y dones sobrenaturales tan necesariamente asidos, que, si quebrase, faltando a Dios, luego se desasirían todas las virtudes y faltarían del alma, así como, quebrado el hilo en la guirnalda, se caerían las flores. (San Juan de la Cruz, Cántico espiritual  )  JOSE MANUEL PEDROSA  MEAH, sección Hebreo 55 (2006), 191-207   192 ¡Esa guirnalda! ¡Pronto! ¡Que me muero! ¡Teje deprisa! ¡Canta! ¡Gime! ¡Canta! Que la sombra me enturbia la garganta Y otra vez viene a mí la luz de enero… (Federico García Lorca, Sonetos del amor oscuro ) Una de las joyas más hermosas e interesantes del romancero  judeoespañol es  La guirnalda de rosas,  un título que ha sido bastantes veces anotado o grabado, en el siglo XX, en las comunidades sefardíes del Mediterráneo oriental, en las que debió arrastrar larga vida oral, según  prueba una versión que fue anotada, posiblemente a finales del siglo XVIII, en el llamado  Manuscrito Hazán de Rodas . En España, por contra,  La guirnalda de rosas  ha sido documentada una sola vez, en un pliego suelto que circuló en el XVI, y que da fe de una vida tradicional que  parece que fue efímera, pues no se tiene noticia de ningún otro testimonio de ningún lugar de España ni de Hispanoamérica, ni tampoco de la tradición sefardí del Estrecho, lo que señala a las versiones  judeoespañolas de Oriente como privilegiados epígonos de un tema romancístico a un tiempo singular y venerable. Conviene, antes de nada, conocer la versión española antigua, reflejo, sin duda, de las que, con todo tipo de variantes, debieron circular en la común vox populi  de, al menos, el siglo XVI. Fue impresa en un pliego suelto que comenzaba Síguese un romance que dize Tiempo es el cavallero: glosado nuevamente. E otro que comiença essa guirnalda de rosa, etc.  –Esa guirnalda de rosas, hija, ¿quién te la endonara?  –Donómela un caballero que por mi puerta pasara; tomárame por la mano, a su casa me llevara, en un portalico escuro conmigo se deleitara. Echóme en cama de rosas en la cual nunca fui echada, hízome, no sé qué hizo, que d’él vengo enamorada; traigo, madre, la camisa de sangre toda manchada.  –¡Oh sobresalto rabioso!, ¡que mi ánima es turbada! Si dices verdad, mi hija, tu honra no vale nada, que la gente es maldiciente, luego serás deshonrada.  LA   GUIRNALDA   DE   ROSAS:   TRADICIÓN   Y   SIMBOLISMO  MEAH, sección Hebreo 55 (2006), 191-207   193  –Calledes, madre, calledes, calléis, madre muy amada, que más vale un buen amigo que no ser mal maridada. Dame el buen amigo, madre, buen mantillo y buena saya, la que cobra mal marido vive malaventurada.  –Hija, pues queréis así, tú contenta, yo pagada (Wolf y Hoffmann, 1856, II, núm. 144, 63-64) 1 . Un paralelo sefardí de este romance fue anotado en el folio 24r del  precioso  Manuscrito Hazán , compilación de poesías anotadas, en Rodas y  por manos diversas, entre el siglo XVIII y los inicios del XX. La letra de nuestro romance corresponde al que parece ser el estrato textual más antiguo (de finales del XVIII), lo que le convierte en una especie de eslabón crucial en la cadena, que debió ser fundamentalmente oral, de la transmisión de estos versos. Pese a que la asonancia de ésta y de las demás versiones sefardíes (predominantemente en ó , con la desenvuelta respuesta de la muchacha en - é ) es diferente de la de la versión española del XVI (en á.a ), el parentesco entre ambas ramas es difícilmente cuestionable, porque las voces (de la madre y de la hija), el argumento, la estructura, y hasta la liberal y desenfadada vindicación del goce sexual, son coincidentes: ‘–Una mantika de ruda ‘i una mantika de flor, [‘iza mí’a, ¿kén te la dyó?] ‘iza mí’a, ¿kén te la dyó?  –Me la dyó ‘un manseviko, ke de mí se namoró.  –‘Iza mí’a, la mi kerida, no te ‘eces ala perdisyón. Más vale ‘un mal marido, ke mezor ke mu’evo amor. -El mal marido, mi madre, ‘el gu’elpe ‘i la maldi syón ‘i el mansevo de amores, la mansana ‘i ‘el bu’en limón. Madre mí’a, la mi kerida, no yorés, ni vos aharvés. Lo ke izites ‘en gu’estro t  ye npo, lo venites vos a ver. ‘Ora ‘es de ‘el kabayero, ‘ora ‘es de andar de akí, Ken vos krese bruha, vos akorta ‘el vesti[r].  – ‘Iza mí’a, la mi kerida, torna ‘en tesúbah kompli[da]. ¿Asta kuándo vas pedrida ‘entre  setenta  ‘umo[t]? 1.   La reproducción facsimilar de los textos viejos de  La guirnalda de rosas  y de Tiempo es, el caballero  puede consultarse, además, en  Pliegos , 1960, II, 281-288. Véase también Rodríguez-Moñino, Askins e Infantes, 1997, núm. 318.    JOSE MANUEL PEDROSA  MEAH, sección Hebreo 55 (2006), 191-207   194 Una prueba adicional de que el romance en - ó  sefardí deriva del romance en - á.a español es que los versos 10-11 del sefardí (“Ora ‘es de ‘el caballero…”) son una muy precaria pero interesantísima supervivencia del romance que dize Tiempo es el cavallero, que acompañaba al de  La  guirnalda de rosas  en el pliego suelto español del XVI: Tiempo es, el caballero, tiempo es de andar de aquí, que me crece la barriga, y se me acorta el vestir. Vergüenza he de mis doncellas, las que me dan el vestir, Míranse unas a otras, y no hacen sino reír… Como han señalado Samuel G. Armistead, Joseph H. Silverman y Iacob M. Hassán (1979, 46-49), sabios estudiosos de esta poesía, “resulta curioso que estos dos poemas, semejantes en tema y en su estilo dialogado, que fueron reunidos en un mismo pliego suelto en España en el siglo XVI, llegaran a relacionarse otra vez trescientos años más tarde en  boca de hispano-hebreos de la isla de Rodas” 2 . Cabe la posibilidad –la suposición es mía– de que entre los sefardíes hubiesen circulado pliegos sueltos (o copias de los mismos) como los que asociaban ambos romances en la España del XVI, y que ello pudiera tener algo que ver con tan llamativa aglutinación. Hay que añadir, en todo caso, que los versos 12-13 del texto sefardí del XVIII son un fragmento contaminado de la copla admonitiva de  El diálogo entre Dios y la nación , tradicional durante siglos entre los sefardíes 3 . Los profesores Armistead, Silverman y Hassán han señalado, además, que existe “otro arreglo en que se omiten los versos en - é y se le da al  poema un tono moralizante, colocando los vv. 4 y 5 al final para que  predomine el consejo aleccionador de la madre. Mucho más corriente en la tradición actual es una forma abreviada, que, como la versión amplia, 2 . Del erudito análisis de los tres profesores he sacado buena parte de los textos y de los datos referentes a las versiones sefardíes y a la española del romance. Datos y  bibliografía adicional se encontrarán en el mismo estudio. Y también en Armistead, 1978, núm. R7. 3. Sobre esta copla sefardí y su historia editorial, véase Romero, 1992, núms. 113b, 147d, 156d, 189d, 193f, 196a, 213c y 241h.    LA   GUIRNALDA   DE   ROSAS:   TRADICIÓN   Y   SIMBOLISMO  MEAH, sección Hebreo 55 (2006), 191-207   195 también parece optar por los amores ilícitos, al terminar el romance con los deliciosos vv. 6 y 7”. He aquí una de tales versiones “abreviadas”, según fue editada por el musicólogo sefardí Alberto Hemsi en 1932, con la indicación de que “esta melodía sólo era conocida en Rodas y entre unos pocos informantes de Esmirna, y fue reconstruida con elementos de las dos fuentes de fragmentos melódicos y literarios”:  –Una matica de ruda, una matica de flor, hija mía, mi querida, dime a mí quén te la dio.  –Una matica de ruda, una matica de flor, me la dio un mancebito que de mí se namoró.  –Hija mía, mi querida, no te eches a la perdición: más vale un mal marido que un mancebo de amor.  –Mal marido, la mi madre, el pilisco y maldición. Mancebo de amor, la mi madre, la mançana y el buen limón (Hemsi, 1995, núm. 56) 4 . Poco más es lo que se ha podido decir, hasta ahora, acerca de la historia y de la evolución del romance español de  La guirnalda de rosas  y de sus paralelos sefardíes de  La matica de ruda . Por eso, algunas notas acerca de su poética y de su simbolismo podrán contribuir, sin duda, a su mejor comprensión, aunque hayan de llevarnos por los inesperados vericuetos por los que han de estar preparados siempre a transitar los estudiosos de la literatura tradicional. Conozcamos, sin mayor tardanza, una traducción que el poeta romántico español Augusto Ferrán (1835-1880) hizo de una balada que identificó como “  Epitafio de una joven  (De Runeberg, poeta sueco)”. Y aclaremos, antes, que el Johan Ludvig Runeberg (1804-1877) al que  parece referirse la escueta indicación de Ferrán fue una de las grandes figuras del romanticismo lírico europeo y está considerado como el  poeta nacional   de Finlandia, aunque escribiese en sueco y ejerciese una gran influencia en, sobre todo, la literatura sueca: 4.   Véanse otras versiones del romance en Benmayor, 1979, núm. 35. Y referencias a unas cuantas versiones más en la entrada correspondiente a  La guirnalda de rosas  del  Pan- Hispanic Ballad Project   que dirige Suzanne H. Petersen.  
Related Search
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks